Opinión

Zhang Zhan, la “periodista ciudadana” condenada a 4 años de cárcel en China

Por informar el manejo de la pandemia

Madrid, 3 ene.- El titular de la noticia que involucra a Zhang Zhan “Coronavirus en China: condenan a 4 años de prisión a una periodista que cubrió el inicio del brote en Wuhan” ha recorrido el mundo. Esto sucedió al culminar el 2020 y no sería la primera vez, ya que varios han sido los periodistas que se han visto perseguidos y silenciados cuando han querido contrastar la información presentada por medios oficiales en cuanto al origen, comportamiento y expansión del COVID-19; pandemia cuyos efectos colaterales definitivos aun están por verse.

¿La razón fundamental? Que el presidente de China Xi Jinping, ha insistido en que su país manejó correctamente el brote.

Quizás es que dentro del propio planeta tierra existen multiversos y esos universos paralelos no coliden entre sí, pero sí que conviven, pero creo que al parecer del colectivo mundial o se tendrá que dar una nueva dimensión al término “correctamente” o, a decir verdad, China si manejó correctamente el virus para sus propios beneficios mientras el mundo se vino abajo.

A estas alturas es difícil determinar qué es verdad y qué es mentira.  Pero, si hay algo que es verdad y es que con esta condena a la abogado y periodista ciudadana china de nombre Zhang Zhan, el coloso asiático ha demostrado que de normas, protocolos y declaraciones de derechos humanos en cuanto a la libertad de expresión y el acceso a la información poco aplica.

La primera realidad es que China dentro de sus políticas comunicacionales en nada se parece a occidente, en China la actividad periodística desarrollada es controlada por el gobierno no solo en las redes, sino que solo existen medios oficiales y la infraestructura de la misma, así como los operadores telecomunicacionales son de carácter público en la Red, sino que además controla las redes y la infraestructura de los diversos medios radiales, televisivos y de prensa.

Por otro lado, existe también una gran diferencia entre lo que es el periodismo a nivel de marketing. Mientras que el tema comercial existe mucha flexibilidad y apertura, en el tema de seguridad de la nación las restricciones y la seguridad de la información sigue siendo parte del Partido Comunista Chino.

El objetivo de esta política comunicacional tiene una base interna y una base internacional. A nivel interno existe un enorme recelo por parte de la administración de que surjan grupos que puedan contradecir o emitir opiniones en contra del hacer del gobierno y, desde el punto de vista internacional, el de contener medios de comunicación tanto norteamericanos como europeos.

De hecho, una noticia del año 2016 publicada en el diario El País de España se hacía referencia a la “lealtad absoluta” hacia el gobierno chino y ya para aquella época el Comité para la Protección de los Periodistas informaba que China era el país con mas encarcelados en el mundo y estaba en 8vo lugar en relación a la censura teniendo por encima de él solo a Arabia Saudita, Corea del Norte y Eritrea entre otros.

¿Habría entonces que generar sorpresa el encarcelamiento de esta bloguera? Si resulta imposible hacer referencia a cuál es el gasto de la nación en el sector armamentista o cuánto perciben los diputados y funcionarios públicos, sería ingenuo pensar que no habría un total hermetismo al momento de tratar un tema que compromete la seguridad internacional y coloca a China dentro de países susceptibles de responsabilidad internacional.

 Ahora bien, el escenario también varía ya que esta chica no es “periodista” ella forma parte de un importante conglomerado de ciudadanos denominados “citizen journalists” o periodistas de calle que, si bien no son reconocidos como parte del sector de la información si gozan de cierto aprecio por parte de los medios de comunicación ya que en numerosas ocasiones han colaborado en la recopilación de información, imágenes y testimonios que, al ser ciudadanos comunes, tienen mayor facilidad de acceso que un periodista.

Pero, siendo periodista de calle o no, bloguera o no, lo cierto es que también existen una serie de principios y derechos fundamentales que han sido promovidos por los miembros de las Naciones Unidas y que se encuentran dentro de los Objetivos del Desarrollo Sostenible Agenda 2030 y tiene que ver con el Derecho al Acceso a la Información.

Surgido a través de lo que se conoce como la Declaración de Lyon y reseñada en el año 2014, las naciones reconocen que el acceso a la información y el fortalecimiento de los medios de información incluyendo las telecomunicaciones son garantía de desarrollo y sirven para lograr la paz y la estabilidad de los pueblos. En ella se fortalece el compromiso que tienen las autoridades nacionales, regionales y locales de garantizar que los ciudadanos sin discriminación puedan acceder a la información de manera fácil y rápida, que la información suministrada esa veraz, transparente y verificable y que no exista limitación alguna al momento de difundir esa información salvo las propias de la dignidad e integridad humana per se.

Te recomendamos también leer: Los crímenes más atroces del mundo cometidos por Corea del Norte

También hablan de la autonomía e independencia institucional al momento de poder acceder a la información. Existe la responsabilidad de difundir la información que se considere necesaria y que pueda servir para colaborar con los pueblos a su seguridad y la denegación o secreto de la información es una excepción.

La sentencia de Zhang Zhan, así como la desaparición de los también periodistas ciudadanos Li Zehua, Chen Qiushi y Fang Bin a principios de año, no hace sino demostrar que la administración china no cumple con ninguna estipulación en cuanto a garantías fundamentales independientemente del lugar que ocupe en la ONU, si alguna vez ha participado en el Consejo de Derechos Humanos y el cabildeo que sus aliados quieran hacerle en cuanto su crecimiento y poderío a nivel internacional.

Zhang Zhan ha sido imputada bajo el cargo de buscar altercados y provocar problemas, cargo ya muy bien asentado en relación a los activistas de derechos humanos.

Si no se puede alzar la voz para denunciar o emitir una opinión; qué otros secretos se esconderán detrás de esa gran muralla.

Únete a nuestro canal de Telegram y recibe información como estaPincha aquí 

Corina Cortes

Abogada. Magister en Derecho Internacional con estudios en Relaciones Internacionales y Derechos Humanos. Analista para radio y televisión. Creadora de Agenda Mundo 2.0. Contacto: cortesinternacionalista@gmail.com
Botón volver arriba