VenezuelaZona Blog

Rolman Rojas “me pone la granada en el cuello y me dice nos vamos a volar”

Voces de la represión I

Maracay, 25 mar (Gabriela Aguilar Ruiz).- En una entrevista exclusiva que ofreció el coordinador de Voluntad Popular en Aragua, Rolman Rojas, a la periodista Gabriela Aguilar, relató el infierno que viven los presos en la cárcel 26 de Julio ubicada en San Juan de Los Morros, estado Guárico, y detalló la situación más difícil que tuvo que superar en el centro de reclusión.

La tarde del viernes 18 de agosto de 2017, el coordinador de VP en Aragua, Rolman Rojas, salió de una reunión que sostenía la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en la sede de Ceproaragua, ubicada en la avenida Las Delicias de Maracay, cuando fue detenido el vehículo en el que viajaba junto a otro dirigente político, Luis Duque, y su asistente, por una comisión de la Dirección de Inteligencia y Estrategia Preventiva (Diep) de la Policía de Aragua.

Ambos líderes fueron llevados ante el tribunal Primero de Control a cargo del juez Juan Landaeta el domingo 20 de agosto de 2017 para celebrar la audiencia de presentación, donde les fueron imputados los delitos de: porte ilícito de armas de fuego y ocultamiento de arma de guerra. Landaeta ordenó como centro de reclusión la cárcel 26 de Julio en San Juan de Los Morros estado Guárico, lugar exclusivo “para procesados”.

G-¿Cómo es la cárcel 26 de Julio?

R- Llegas directo a “El Tigrito”, es una celda de un metro y medio de ancho por dos metros treinta de largo, sin iluminación, una pequeña letrina, sin agua y muy poca ventilación, es utilizada para castigo y como sitio de adaptación. Ahí estas completamente aislado y sufres de algo que los presos llaman “carranchin”, que es escabiosis. Yo estuve metido 22 días desnudo, sin ver la luz del sol. Hay presos que están infectados de manera terrible y están solos, hay que llevarles antibióticos, a esos presos se les llama “Giandule” o desechables. Cuando Tenelly (esposa de Rolman) me vio, se echó a llorar por mi mal estado físico-.

Rolman baja la mirada y se abstrae por unos segundos, como si estuviera reviviendo escenas que no quiere recordar en la cárcel 26 de Julio, que lleva ese nombre en honor al asalto al cuartel Moncada durante la Revolución Cubana.

G-¿Al ser preso político, te dieron un trato distinto al del resto de los internos?

R- Imagínate tú, este es un centro para procesados penales, y todos los que están allí no se sabe si son inocentes o culpables. Y el trato es cruel e inhumano. La cárcel está ubicada en el galpón de un supermercado que fue expropiado. El techo es de acerolit y está a 5 metros de alto, hay una reja que separa el techo del suelo que está justo a la mitad, por donde caminan los custodios con armas largas apuntando a los internos 24 horas al día. No hay baños, solo hay letrinas y ellos ven todo lo que haces. El agua llega una vez al día, y con esa poca agua debes bañarte y guardar para beber-.

Rolman hace un alto para tomarnos una taza de café, y confiesa que no había hablado sobre estos detalles desde su salida el 3 de junio del 2018, cuando fue beneficiado por una medida otorgada por el Tribunal Supremo de Justicia, junto a otros presos políticos, entre los que destacan: Raúl Emilio Baduel, El Gato Tirado, el General Vivas, los diputados Gilbert Caro, Renzo Prieto, entre otros 80.

Durante su estadía en la 26 de Julio, escribió una carta abierta a Venezuela. Al tiempo que su estado de salud se desmejoró, al punto de hacer varias crisis hipertensivas que lo pusieron al borde de la muerte.

G-¿Qué generó el motín del 13 de Enero de 2018?

R- Como a las 9 de la mañana, le pedí al custodio que nos trae el desayuno que me alquilara el teléfono, porque desde el 23 de diciembre me lo habían confiscado en una requisa, llamé a Tenelly. Justo en ese instante, escuche 9 disparos y los gritos de dos custodios que los presos traían como rehenes, había sangre. Tenían chuzos, tijeras, y amenazaban con lanzar unas granadas. Le dije a mi esposa: Nos tienen secuestrados y tienen granadas-.

“Uno de los presos con más experiencia en este tipo de situaciones, gritó: ¡Se prendió! Cuando esto sucede los presos rápidamente se cambian de ropa y se colocan una franela en la cabeza, tapándose parte del rostro para no ser reconocidos”.

G- ¿Quiénes eran los que habían planificado el motín y qué estaban pidiendo?

R- Esa cárcel es tan fuerte que los mismos malandros pedían traslado, y nosotros como presos políticos representábamos para ellos una ficha de canje para el proceso de negociación, y la condición era: matamos a los presos políticos o ustedes nos llevan a otro penal. Un coronel que estaba en la misma celda con nosotros fue quien les dio la idea a los malandros para la toma de rehenes, y no nos había informado absolutamente nada-.

G-¿Con cuántos presos políticos contaban los ejecutores del motín para el canje?

R- Presos políticos y militares había para ese entonces: 6 sargentos, 1 teniente, 2 capitanes, 2 coroneles, Tony Real y yo, que éramos los políticos. 13 en total, porque Luis Duque había sido beneficiado con una medida cautelar sustitutiva de libertad meses atrás.

G-¿Por qué Luis Duque es beneficiado con una medida cautelar y tú no?

R- Eso es harina de otro costal.

Escribió una carta abierta a Venezuela firmada: Preso Político y de Conciencia.

G-¿Quién introduce las granadas o el armamento ese día?

R- La novia de uno de los tomistas ingreso al penal una granada, envuelta en un guante quirúrgico introducido en la vagina. Cuando ella se saca la granada, hubo varias personas que la vieron y se dieron cuenta en medio de la visita, ésto adelanto el plan que ellos tenían. Todos salieron corriendo.

Supuestamente, la idea era tomar las instalaciones a las 12 del mediodía cuando se acabara la visita, unos presos tomarían la enfermería, otros nos tomarían a nosotros, es decir, había un plan diseñado por este coronel con los malandros.

G-Entiendo que luego de las llamadas telefónicas, ¿tuvieron que ir hacia algún lugar para protegerse?

R- Las celdas se clasifican con una H, seguida de un número, y en ellas hay aproximadamente 12 y hasta 28 personas en un área de 10 metros de largo por 3 de ancho. Los secuestradores ingresaron a nuestra celda, que es la H1, se quedaron en la entrada de la celda, y es ahí donde empieza el proceso de negociación para que entregaran a los custodios que traían de rehenes.

Comenzaron a partir el candado de la celda, parten la aldaba, pero ésta se dobla y no logran entrar. Antonio es uno de los secuestradores, tiene una colostomía, acababa de ser herido en medio del tiroteo, tenía una granada en la mano, decía que iban a entrar hasta donde estábamos nosotros para matar cada cierto tiempo a un rehén, y mostrar que no estaban jugando e incluso llevarse a unos cuantos presos políticos en el autobús, como garantía del traslado hacia el otro penal.

¿Tú eres el diputado, el político? Y le responde otro, éste es el que vale más.

G-En medio de toda esta conmoción, tú eras una ficha de canje. ¿Te tomaron de rehén?

R-Me tocó asumir el liderazgo. Hubo compañeros que se desesperaron y comenzaron a llorar, les dije: no nos vamos a dejar matar. Con los ganchos de los tobos hicimos unos chuzos, partimos el alambre, rompimos unas franelas y con eso le hicimos el mango.

Le pregunté al coronel, apodado Tiburón, que no estaba en el motín ¿qué pasa si explota una granada? No tenemos ninguna opción, lo que podemos hacer es meternos en la letrina, cubrirnos con los pipotes, gritar con fuerzas. Gracias a Dios tenía el teléfono y pude volver a llamar a Tenelly para explicarle lo que estaba sucediendo, y llamé a varios compañeros de partido para que intercedieran por nosotros ante el director de la cárcel.

La situación se complicó cuando dicen: si se mueren los heridos, lanzamos la primera granada. Había dos: una de mentira y otra real.

G-¿En qué momento te ponen la granada en el cuello?

R-Yo tenía unos guantes y gasas para curarme del carranchin, y el sargento Losada y yo les dijimos a los secuestradores que éramos paramédicos y que los íbamos a curar.

Pedimos que trajeran a Antonio hasta la reja para “curarlo” porque estaba herido, comenzamos a decirle cosas como: ¿qué sientes?, ¿te duele?, a palparlo, ya te vamos a limpiar las heridas. Esto evitaba que le siguieran cayendo a golpes a la reja y la debilitaran. Yo le dije, quédate tranquilo, no te vas a morir, tómate este antibiótico y este analgésico. Lo trabajamos, y ahí lo mantuvimos entre cuatro y seis horas, no puedo precisarlo.

Comenzamos a escuchar que abrían para rescatarnos. Yo tenía las manos hacia afuera de la celda tocando a Antonio, y cuando éste se da cuenta, me abraza a través de los barrotes de la celda y me pone la granada en el cuello y dice: “nos vamos a volar”.

En ese instante se escuchan los gritos de una mujer, y era la mamá de Antonio, “Hijo, por favor, no lo hagas, yo te he guerriado la cana” Uno de los custodios tenía esposada a la señora contra la reja y la estaba apuntando con su arma, y él al verla me soltó.

G- ¿Qué pasó con ustedes?

R-Yo salí corriendo, ya habían abierto el hueco, éramos 28, yo salí de cuarto. Del otro lado, nos recibieron con la peor paliza de mi vida, porque ellos presumían que nosotros estábamos involucrados en la toma. A los 28 nos metieron en “El Tigrito”, dormimos parados tres noches, cuando volvimos a la celda, nos habían robado todo.

Rolman Rojas, quien además de ser el coordinador de Voluntad Popular en Aragua, es profesor en la Universidad de Carabobo, asegura que no tiene rencor y considera que el trabajo político debe ser de altura. La lucha por los Derechos Humanos y el restablecimiento de la Democracia, el Estado de Derecho y la calidad de vida de todos los venezolanos es el motor del nuevo liderazgo que hoy acompaña al Presidente (E) Juan Guaidó.

Etiquetas

Gabriela Aguilar Ruiz

Periodista. Magister en Derecho Internacional y Relaciones Internacionales. Especialista en Derecho Humanitario. Periodismo de Investigación. Cobertura en Conflictos. Corresponsal de Unión Radio, El Nacional y el portal web El Pitazo. Periodismo multiplataforma. Locutora. Profesora Universitaria. Análisis y Opinión. Contacto: gabyelecktra@gmail.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar