Opinión

Venezuela y sus expectativas con respecto a Biden

Madrid, 17 ene.- Cuando faltan pocos días para que Joe Biden asuma la Presidencia del país mas importante del mundo algunos funcionarios venezolanos de la administración de Nicolás Maduro se han pronunciado en cuanto a su intención de tratar de normalizar las relaciones entre ambos países una vez que Donald Trump haya abandonado la Casa Blanca.

Pero todo el escenario no está exento de interrogante e incertidumbre porque hay que tomar en cuenta y siendo imparciales, que en esos cuatro años la política exterior norteamericana ha estado acompañada de un escenario variopinto con noticias contradictorias, con posturas viscerales y con visiones tan diametralmente opuestas que resulta imposible elaborar un pronóstico real del tema.

 Las Sanciones a Venezuela

Durante mucho tiempo la administración venezolana ha responsabilizado directamente a Donald Trump de la crisis humanitaria y se ha jugado esa ficha. Pero no fue así. De hecho, quien haya pensado para bien o para mal que Trump fue quien más sanciones aplicó a Venezuela se equivoca. Las sanciones reales comenzaron a implementarse durante la administración de Obama como por ejemplo la Orden Ejecutiva “Orden ejecutiva – Bloqueo de propiedad y suspensión de entrada de ciertas personas que contribuyen a la situación en Venezuela” de marzo de 2015 y de hecho la nombró una “Amenaza a la Seguridad Nacional”. Estas órdenes fueron extendidas en los años subsiguientes y continuaron con la administración Trump.

Trump si aplicó sanciones en el tema energético, pero cabe destacar de que existían empresas que aún tenían licencia para operar entre ellas Chevron; Halliburton; Schlumberger Limited; Baker Hughes, y Weatherford International y aunque dentro de esas licencias no está la extracción o procesamiento de petróleo si permite realizar ciertas transacciones con PDVSA.

Ahora bien, no podemos dejar a un lado que estas sanciones son de apenas cuatro años atrás y la crisis energética en Venezuela viene de muchísimo antes. ¿Las razones? Mala gestión, corrupción, desvío de capitales y la venta de crudo durante más de 15 años bajo un sistema crediticio inexistente a precios irrisorios y con una facilidad de retorno a países como Cuba, Guatemala, Honduras y las Islas del Caribe que llevaron al país y a su mercado energético a la quiebra.

Mas allá de esto, hay que tomar en cuenta un tema fundamental. Los precios del petróleo han caído de manera estrepitosa desde el 2020 y para cuando salga este artículo sigue cayendo y los Estados Unidos se ha tratado de perfeccionar en el tema del Fracking. Por cierto, para aquellos que creían que el Fracking fue implementado durante la administración Trump. Malas noticias, fue impulsado durante la administración de Obama, aunque nadie quiera hablar de ello y si bien Biden en un primer momento dijo planeaba prohibir el Fracking las últimas informaciones apuntan a que el gobierno norteamericano no eliminará esto de sus políticas públicas.

Por lo tanto, si las sanciones energéticas no representan un asunto beneficioso para el país difícilmente vaya a ser un tema de negociación o encuentro.

Reapertura de Embajada y liberación de presos norteamericanos

 Otro tema que se planteó fue el de retomar los encuentros diplomáticos y de hecho, Jorge Rodríguez, actual Presidente de la Asamblea Nacional recién instalada este mes de Enero hablaba acerca de la posibilidad de reabrir la Embajada de los Estados Unidos y la liberación de ciudadanos norteamericanos detenidos en el país, haciendo mención quizás a la Operación Gedeón. En este caso, tampoco se debe olvidar que, si bien se ha responsabilizado a determinados líderes del caso de la Operación Gedeón, la misma no fue autorizada por el gobierno norteamericano. Es más, SIlvercorp la empresa que supuestamente fue contratada para la operación no es una oficina del estado, es un servicio militar privado y nada tiene que ver con las Fuerzas Armadas Norteamericanas.

Además, de haber sido persona de interés por parte de la administración de los Estados Unidos hace mucho tiempo que se habrían iniciado las actuaciones pertinentes para solicitar la entrega de sus nacionales.

Ahora bien, lo de la embajada también quedaría en veremos. James Story es el Embajador para la Oficina Externa de los Estados Unidos para Venezuela y su oficina se encuentra en Bogotá. No pareciera haber intención de reabrir embajada en el país especialmente por las condiciones de servicios básicos y los temas de seguridad.

 Aliados y no Aliados

Otro punto importante es que Venezuela sigue fortaleciendo relaciones con países que se encuentran sancionados por los Estados Unidos y que, al igual que el país caribeño, se encuentran a la espera de que haya un cambio de administración para ver cómo se llevarán las cosas.

Te recomendamos leer también: Oligarcas revolucionarios

A todas estas, resulta interesante ver como en los últimos años nos han vendido como que los Estados Unidos es una especie de Estados Unidos Corp. donde el presidente es así como el dueño, amo y señor del país sin entender que existe un Congreso, que existe un Departamento de Estado y que las decisiones no se toman, así como cuando uno vive en su casa y decide qué se va a comer. Entonces, no importa lo que diga o deje de decir Biden, habrá proyectos que se aprobarán y proyectos que no. Habrá asuntos que cuando estén sobre la mesa a pesar del discurso político verá si conviene o no y habrá temas que no, no llegarán ni a primera discusión.

Así empieza el 2021, gracias a un 2020 donde las cosas se vendieron de una determinada manera y donde no dio tiempo ni siquiera de digerir que es lo que puede venir.

 “Junta de lobos, muerte de ovejas.”

 

Corina Cortes

Abogada. Magister en Derecho Internacional con estudios en Relaciones Internacionales y Derechos Humanos. Analista para radio y televisión. Creadora de Agenda Mundo 2.0. Contacto: cortesinternacionalista@gmail.com
Botón volver arriba