OpiniónZona Blog

Venezuela, la nueva caja de pandora

(Corina Cortés).- Luego de que este 23 de Enero Juan Guaidó se juramentara como Presidente Interino de la República Bolivariana de Venezuela, el país se ha convertido en la Nueva Caja de Pandora de la realidad internacional y su caja se ha abierto. Sin embargo, hacer predicciones en este momento no sólo resultaría temerario sino irresponsable, ya que está en juego la sociedad venezolana y su estabilidad.

Guaidó ha sido reconocido por numerosos miembros de la Comunidad Internacional, trayendo un nuevo matiz al Principio de Reconocimiento de Gobierno, figura de Derecho Internacional Público donde los Estados se comprometen a “no reconocer” ningún sistema que haya sido instaurado a través de un golpe militar o rompiendo el orden constitucional. La Comunidad Internacional ha sido también clara indicando que lo reconoce como Presidente “Interino”, lo cual significa que habrá una muy cercana invitación para llamar a elecciones generales en los próximos días, no queriendo decir con esto que no se presenten situaciones irregulares a nivel interno.

Es que bien se puede ver esto no como un reconocimiento propiamente dicho, sino como un “desconocimiento” del gobierno de Nicolás Maduro o una real Crisis Institucional que se ha dibujado ya como un Estado de Facto al presentarse unas elecciones que no están claras y no obedeciendo los procesos propios y legales del ejercicio del sufragio universal – aunque la violación a los derechos políticos electorales en el país son de vieja data, como los traslados arbitrarios de los registros electorales, desaparición de datos de electores, votos nulos, declaración de nulidad de partidos de oposición – por lo tanto, muchos de estos países han hecho uso de sus instrumentos como sujetos de Derecho Internacional para sentar un precedente y dar un paso al frente.

Estados Unidos, Canadá, casi todo el Continente Americano, salvo Cuba, México, Nicaragua y Bolivia – no se muerde la mano a quien te da de comer – han mostrado su apoyo. La Unión Europea, más cautelosa, ha llamado a elecciones libres, pero España y Portugal aún no se han pronunciado formalmente. Por lo tanto, si ya existe un pronunciamiento por parte de la Unión Europea, quizás estos países deberán reconsiderar su postura. Por el otro lado, Rusia muestra su apoyo a Maduro, lo que formará un Frente Geopolítico que deberá tratarse con suma delicadeza para no caer en desaciertos que pongan en peligro a la población. Sin ir más lejos, está el caso de Libia, Siria, Túnez, Egipto y Kosovo, cada uno con sus elementos propios, pero todos con un factor en común como son potencias enfrentadas.

El escenario internacional es ese y muy poco queda por hacer hasta que la situación interna no se resuelva. Se espera la reacción de las Fuerzas Armadas, a las que hay que recordarles que no son una institución política y que se deben al pueblo. Las medidas que pretenda dictar Maduro en relación a los países que han reconocido a Guaidó no tienen ningún tipo de validez para la relación bilateral y esto ya es un punto de quiebre. La ONU ha llamado al diálogo porque la implosión no sonaría descabellado, mientras que los funcionarios diplomáticos de Venezuela en el extranjero tratan de convencer a los medios de que la convocatoria del 23 de Enero en contra del gobierno y apoyando la transición no fue tal, subestimando las redes sociales y los medios de difusión.

La Caja de Pandora se ha abierto y de ella salieron “La Emergencia Migratoria” y, cabe destacar, que han sido los millones de venezolanos en el extranjero los que han mostrado la otra cara del país, saltó la Crisis Humanitaria sin medicinas, sin alimentos, sin la satisfacción de necesidades básicas, salieron las furias representadas por los colectivos, las confrontaciones, los presos políticos, la persecución y los amiguismos institucionales. Salió la violación sistemática de los derechos y garantías fundamentales al no obedecer el principio de la igualdad ante la ley, al colocar al venezolano en situación de indefensión procesal, al colocar a los órganos del Estado como instituciones que obedecen a una ideología y no a la voluntad soberana; la violación a los derechos civiles al dificultar a la población la adquisición de instrumentos de identidad, tanto a nivel nacional como internacional – solo por informar cómo se maneja la situación de renovación y prórroga de pasaportes se pone en riesgo al venezolano, pudiéndolo colocar en condición de apátrida –

Es tiempo que de la caja salga no sólo la esperanza, sino la coherencia, la responsabilidad y la internalización de que el Estado somos todos nosotros. El gobierno se debe a nosotros y el respeto es hacia el pueblo.

Etiquetas

Corina Cortes

Abogada. Magister en Derecho Internacional con estudios en Relaciones Internacionales y Derechos Humanos. Analista para radio y televisión. Creadora de Agenda Mundo 2.0. Contacto: cortesinternacionalista@gmail.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar