Mundo

Trump: asalto al Capitolio y la censura en redes

Flaco favor a la democracia

Madrid, 7 ene.- En día de Reyes, poderosos del mundo actuaron totalmente alejados de la senda democrática haciéndole un flaco favor, el presidente Trump y sus actos relacionados con el asalto al Capitolio que terminó con amargo saldo negativo contado en muertes y los grandes de la tecnología en redes sociales que se alzaron como dueños de la verdad aplicando la censura.

Un episodio amargo para la democracia en los Estados Unidos dejó estupefactos a millones de personas alrededor del globo, cientos de manifestantes ingresaron al Capitolio en Washington DC obligando a detener por horas el conteo de votos de los colegios electorales, acontecimiento que ocurre como episodio cumbre después de todo lo sucedido desde el pasado 5 de noviembre de 2020 cuando el presidente Trump comparece ante los medios para declarar lo que a su criterio denomina “fraude” en las elecciones.

Aunque la gran mayoría de las demandas iniciadas por el equipo legal de Trump han resultado fallidas, varias acciones continúan su proceso; por supuesto, eso no ha detenido el trámite democrático que llevó a los colegios electorales el 14 de diciembre pasado a elegir a Joe Biden con amplia mayoría como próximo presidente de EEUU. Según las leyes norteamericanas se debían certificar esos votos en el Congreso el 6 de enero, con el conteo de votos por el Vicepresidente Mike Pence, quien afirmó que la constitución le da el poder para elegir al Presidente solo a los estados y por ello se limitaría a realizar dicho conteo.

El mayor daño que se le hace a la democracia el día de ayer es la convocatoria que hace el presidente Trump a sus seguidores para dirigirse al Capitolio y frenar la certificación que se llevaba a cabo, los manifestantes llegaron por cientos y enardecidos ingresaron al Palacio Legislativo, tomaron las instalaciones y se detuvo durante horas la certificación, los congresistas y el propio VP tuvieron que ser evacuados.

No sólo es una grave afrenta a la institucionalidad democrática la convocatoria del presidente, además es el VP quien activa a la Guardia Nacional al verse desbordados los oficiales de policía y el presidente no pide la evacuación de los manifestantes del Capitolio hasta horas después, inicialmente pide que “permanezcan en paz” después de atacar públicamente vía Twitter a su VP Mike Pence.

Al final del día el Congreso y el VP Pence certificaron los votos de los colegios electorales a favor de Joe Biden y el presidente Trump aseguró una transición ordenada el próximo 20 de enero, dejando en claro que no está de acuerdo con el resultado electoral.

El día más oscuro del Capitolio norteamericano terminó con un saldo de 4 fallecidos, 14 policías heridos y más de 50 manifestantes detenidos, en un asalto a la sede legislativa que solo se puede comparar a la ocurrida en 1814 realizada por los británicos durante la guerra.

Censura previa

Mientras Trump insiste en el fraude y pedía a sus seguidores mantener la paz en el Congreso, la red social Twitter volvió a censurarle, prohibió responder, retuitear y dar likes a sus palabras. Lo propio fue replicado por Facebook e Instagram.

Anteriormente, polémicos mensajes del presidente fueron etiquetados como peligrosos; sin embargo, los gigantes tecnológicos se alzan en esta ocasión como los dueños de la verdad absoluta y decidieron bloquearle.

Twitter le bloqueó por 12 hr., con amenaza incluida de una suspensión definitiva si no eliminaba los mensajes. La red de microblog explicó que su decisión está circunscrita a la política de integridad cívica de la red social, el gigante tecnológico indicó que eran repetidas las violaciones graves en la cuenta de Trump.

En su cuenta de seguridad Twitter se refirió a la “situación violenta sin precedentes y en curso en Washington DC”.

Poco después el gigante Facebook, eliminó el vídeo del presidente y bloqueó su cuenta por 24hrs, al tiempo, Guy Rosen, VP de integridad de FB explicó que estaban frente a una situación de emergencia y tomaron medidas apropiadas de emergencia, incluyendo el bloqueo a la cuenta del mandatario, debido a que consideraban que su mensaje en lugar de ayudar a disminuir el riesgo de violencia, lo aumentaba.

De igual forma, Instagram, YouTube y Snapchat procedieron a bloquear las cuentas de Trump.

Al día siguiente, el CEO de Facebook, Mark Zuckergerg decidió extender de forma indefinida el bloqueo al presidente en FB e Instagram al menos hasta la transición de poder a Biden.

En definitiva los gigantes tecnológicos se levantan como árbitros de la verdad y dan el paso de cercenar la libertad de expresión de un individuo, y no cualquier individuo, guste o no, el presidente de los EEUU.

Esta acción, aplaudida por muchos, que consideran falsas o incendiarias las afirmaciones de Trump podrían ver en el futuro una decisión similar coactando la libertad de expresión de algún otro individuo que exprese una opinión contraria a lo que los gigantes tecnológicos consideren apropiado. Se alzan como un suprapoder o supragobierno, yendo más allá de la legislación de cada país para decidir lo correcto comunicacionalmente a ser publicado, en definitiva, “el Gran Hermano” de Orwell parece haber llegado.

Te recomendamos leer también: Inglaterra, la mala

En 2020 recrudeció el debate sobre el posible cambio en la legislación norteamericana que obligaría a las redes sociales a hacerse responsables de las publicaciones de sus usuarios; sin embargo, actualmente no es así, por ello se hace inverosímil que censuren aún cuando no existe un crimen involucrado.

En ese sentido la Unión Europea lleva más de 10 años de litigios frente a las empresas de Zuckerberg y el gigante Google debido a este tipo de temas, entre otros.

Únete a nuestro canal de Telegram y recibe información como estaPincha aquí 

 

José Ángel Cuadra

Periodista y consultor en Comunicación Estratégica, escritor, facilitador y docente universitario con más de 23 años de experiencia en Latinoamérica y España. Miembro de la Asociación de Periodistas Venezolanos en España.
Botón volver arriba