Opinión

Relatora especial sobre medidas coercitivas unilaterales de la ONU

¿Qué son y dónde se encuentran reguladas?

Madrid, 2 feb.- Esta semana diversas agencias noticiosas venezolanas anunciaron que la relatora especial sobre medidas coercitivas unilaterales y derechos humanos de la ONU visitaría Venezuela a fin de observar cuál había sido el impacto de las sanciones esta materia. Es por ello que, a título ilustrativo, resulta importante conocer un poco de qué se trata para entender el escenario del cual estamos hablando.

Primero que nada, se debe tener en cuenta que la Organización de las Naciones Unidas especialmente el Consejo de Derechos Humanos ha expresado abiertamente que la aplicación de medidas coercitivas de carácter internacional puede tener un impacto negativo sobre la población. Es por eso que el 26 de septiembre de 2014 el Consejo de Derechos Humanos de la ONU aprobó la Resolución 27/21.

Ahora bien, recordando que el Consejo cuenta con un total de 47 miembros observamos que fue aprobada por una importante mayoría ya que contó con 31 votos a favor, 14 en contra y 2 abstenciones. Muchos de los que votaron a favor obviamente, países que han sido destinatarios de estas medidas como es Venezuela, Cuba y Vietnam o grupos que geopolíticamente forman parte de sus aliados como es China y la Federación Rusa.

Por otro lado, en contra hubo países como los Estados Unidos de América, Alemania, Francia y Reino Unido de Gran Bretaña. No olvidemos que algunos de ellos pertenecen a la Unión Europea el cual también cuenta dentro de sus estrategias de política internacional la implementación de sanciones hacia funcionarios de algunos países que se considera violan los principios democráticos o violan los derechos humanos.

En la resolución se expresan preocupaciones como que las medidas económicas o políticas pueden derivar en la privación de medios básicos de supervivencia; que a largo plazo las medidas coercitivas unilaterales pueden desencadenar a largo plazo en problemas sociales y transformarse en un problema humanitario.  También afirman que muchas de esas medidas atentan contra la libre determinación de los pueblos y que impiden el normal desarrollo social.

Uno de los puntos más importantes es en cuanto a su apartado 9 a través del cual se reafirma que los artículos de primera necesidad, como los alimentos y las medicinas, no deben ser utilizados como instrumento de coacción política y que bajo circunstancia alguna debe privarse a las personas de sus propios medios de subsistencia y desarrollo además de solicitar muy especialmente a la Oficina del Alto Comisionado de los Derechos Humanos a que proteja y promueva los derechos y garantías fundamentales y supervise su obediencia y cumplimiento.

¿Cómo nace el Relator Especial?

 Dentro de la misma Resolución se crea la figura del Relator Especial quien ocupará el cargo por un período de 3 años y entre sus funciones está la de recabar información en cuanto a las repercusiones que han tenido las medidas coercitivas unilaterales; estudiar su evolución; realizar un examen global acerca de los mecanismos de evaluación de las medidas coercitivas y colaborar con el Alto Comisionado a través de asistencia técnica y servicios de asesoramiento a los países afectados por las medidas.

  En cuanto a su relación con el Consejo de Derechos Humanos se le solicita al Relator que eleve un llamado de atención al mismo en cuanto a las situaciones en tema de medidas coercitivas unilaterales y su impacto en el ámbito de Derechos Humanos y cooperar con otros órganos creados para tal fin con el objetivo de crear mecanismos que permitan reducir al mínimo y reparar esas repercusiones negativas en los países sancionados.

 ¿Quién es la Relatora?

Alena Douhan, es originaria de Bielorrusia y en su comunicado oficial expuso … “Quiero examinar, en un espíritu de cooperación y diálogo, si la adopción, el mantenimiento o la aplicación de sanciones obstaculiza la plena realización de los derechos humanos de las personas, y en qué medida” … Además… “Me centraré en particular en cualquier impacto negativo que las sanciones puedan tener en el disfrute de todos los derechos humanos en Venezuela”… Finalmente, hará recomendaciones sobre cómo se puede mitigar o eliminar cualquier efecto negativo.

Te recomendamos leer también: Inquisición Digital, la censura en redes sociales

Se debe valorar esto con objetividad en cuanto al procedimiento. El Relator Especial está en el deber de visitar cualquier país que le solicite para evaluar los efectos de esas sanciones unilaterales, por lo tanto, no se trata de un tema de afinidad política. En segundo lugar, cuando el Relator visita el país se reúne con todos los factores para la determinación de si realmente estas sanciones son las que efectivamente están atentando contra el desarrollo social de la población y afectan directamente el disfrute de los derechos humanos. Por lo tanto, el estado que ha solicitado la visita debe demostrar con pruebas fehacientes que en efecto lo argumento es real.

En tercer lugar, observemos que cuando se hace referencia a mitigar o eliminar cualquier efecto negativo no se especifica que es lo que se debe realizar. Además, el Relator se encargará es de presentar un informe que posteriormente será valorado por los comités respectivos y las partes interesadas a fin de encontrar un punto de diálogo y de solución del problema.

   ¿Se le podrá solicitar a los estados que han aplicado las sanciones el levantamiento de las mismas? Si, pero recordemos que estamos hablando de meras recomendaciones o exhortos sin ningún tipo de valor coactivo o coercitivo por lo cual seguirá dependiendo del estado que sanciona si los levanta o no.

  Quedará esperar a ver qué dice ese informe final.

Únete a nuestro canal de Telegram y recibe información como estaPincha aquí 

Corina Cortes

Abogada. Magister en Derecho Internacional con estudios en Relaciones Internacionales y Derechos Humanos. Analista para radio y televisión. Creadora de Agenda Mundo 2.0. Contacto: cortesinternacionalista@gmail.com
Botón volver arriba