Venezuela

¿Por qué no hay seguridad en Venezuela?

Madrid, 3 may.- (Por Antonio Ledezma).-La inseguridad es uno de los flagelos que más preocupan a los venezolanos que sufren por su seguridad. No ahora, cuando ciertamente se han incrementado, alarmantemente, los índices reveladores de la mortandad a manos del hampa en Venezuela, sino desde hace décadas. Por esa realidad Hugo Chávez desde las tribunas en las que se empinaba para hablar como aspirante a la primera magistratura nacional, prometió “acabar con la delincuencia”. La verdad es que eso no ocurrió, sino todo lo contrario, ahora tenemos un Estado forajido. Es la delincuencia la que está liquidando miles de vidas en un país dónde la falsa revolución de Chávez le ha tendido el impúdico manto de la impunidad.

La creciente pobreza, la corrupción en todos los ámbitos, el resquebrajamiento de las instituciones despojadas de autonomía, la politización de la justicia y de los cuerpos de seguridad, son, entre muchas, las razones de esta pandemia hamponil que nos devora.

Veamos las 20 causas de la violencia en nuestro país:

  1. Recordemos cuando Hugo Chávez, recién juramentado como presidente de la República, hizo apología a la delincuencia en un acto oficial cívico-militar, celebrado en Los Próceres, llegando a justificar que “una madre o un padre por hambre puede cometer un delito”. Eso fue una floritura con la que el impostor de impostores, dejaba ver la costura de lo que sería desde ese momento su guion populista.
  2. Recordemos como se rompió la tradición institucionaliza en la era democrática de la condición apolítica de los cuerpos policiales. Chávez comenzó a llamarlas “policías socialistas. Apartaron la meritocracia para dejar correr libremente a los altos cargos a personas designadas por la revolución. ¿Recuerdan lo que era la PTJ? De esa policía técnica, con su historial de Cangrejos de Oro, no queda ni las sombras.

¿Saben quién presidio la academia para formar los nuevos policías bolivarianos? El ex gobernador del Táchira, Ronald Blanco La Cruz, golpista contumaz, quien ejerce funciones como rector de la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad (UNES), institución creada en 2009 por el Ejecutivo Nacional venezolano.

  1. Nunca hubo un plan bien centrado para luchar contra el hampa. Tanto Chávez como Maduro, anunciaban relancinamente cualquier ocurrencia a la que le daban rango de “plan”. Por ejemplo, en mayo de 2013, Maduro inició el Plan Patria Segura “con el objetivo de reducir el crimen y garantizar la seguridad en todo el país”, ese plan tuvo que ser reiniciado un año más tarde después de la destitución del ministro del Poder Popular para el Interior, Justicia y Paz. El General Rodríguez Torres, quien continúa preso por sus propios compañeros de revolución.
  2. Ocultaron las verdaderas estadísticas de los sucesos de violencia. Se acabaron los partes de cada domingo en las puertas de la liquidada PTJ, para informar a la prensa y a través de esta al país, del balance de hechos relacionados con la seguridad, ocurridos en Caracas y en el resto de Venezuela.

Organizaciones serias que se dedican a hacer un seguimiento de este panorama de violencia indican que “Las cifras de 2018 demostraron que Venezuela es actualmente el país más violento del mundo (sin un conflicto bélico) ya que el país tiene una tasa de homicidios de 81,4 por cada 100.000 habitantes, con un total de 23.047 personas asesinadas durante el año 2018, esto sumado a que la capital Caracas, está considerada como la ciudad más violenta del mundo, con una tasa de 89 homicidios por cada 100.000 habitantes, la más alta del mundo”. La situación en el pasado 2019 y en lo que va de este 2020, sigue siendo alarmante.

  1. Hay una carencia de verdaderos funcionarios policiales para asegurar la protección de la ciudadanía, de sus vidas, de sus bienes, de su tranquilidad. De acuerdo con las Naciones Unidas, el gobierno venezolano tiene un déficit de 20.000 policías judiciales.
  2. Tomaron el control de dependencias claves para la seguridad del país. Quien dirigió las Misiones Identidad (Sistema de identificación, control de cédulas de identidad y de pasaportes) y Misión Seguridad (los sistemas de seguridad y criminalística) fue Hugo Cabezas, un comisario político relacionado con Tarek El Aissame.
  3. Las relaciones de dependencias de Cuba, Siria, Irak y Libia imponen ese tipo de manejos politizados de las oficinas dónde se tramitan los documentos de identidad.
  4. Se comenzaron a crear los cuerpos parapoliciales. Primero fueron los Círculos Bolivarianos (Los Círculos Bolivarianos son organizaciones de base creadas para la formación y la difusión entre la población de las ideas de la Revolución Bolivariana, promovida por el fallecido presidente de Venezuela Hugo Chávez).

Después llegaron Los Colectivos (Los colectivos surgieron durante la guerrilla urbana en Venezuela en la década de los 60 y resurgieron durante la presidencia de Hugo Chávez, después de que Chávez creara sus organizaciones principales, los Círculos Bolivarianos. Según Joseph Humire, director del Centro por una Sociedad Libre Segura, los colectivos se basaron en las milicias iraníes Basij, observando que Chávez tuvo reuniones personales con funcionarios iraníes que incluían al comandante de los Basij, el brigadier general Mohammad Reza Nadqi. Chávez encomendó a los colectivos que fueran «el brazo armado de la revolución bolivariana», y el gobierno les ofreció armas, sistemas de comunicación, motocicletas y equipo de vigilancia para ejercer control en las colinas de Caracas, donde se le prohíbe la entrada a la policía. Algunas armas de las que se han alegado que se les ha otorgado a los grupos incluyen fusiles de asalto, subametralladoras).

También montaron el aparato de “Las UBCH, que fueron fundadas como un grupo cuyo objetivo era «la defensa de la revolución», según los propios estatutos del PSUV. En sus comienzos, fueron creadas con fines electorales. Hoy en día llegan a un total de 13.000, que representa el número de centros de votación del CNE. El grupo cuenta con radios, carros y recursos para estar disponible en caso de cualquier llamado del gobierno nacional.

Todos estos datos aparecen reflejados en las redes sociales como Wikipedia.

  1. En las Fuerzas Armadas el relajo ha sido de marca mayor. La primera vez que un militar empotrado en un tanque de Guerra, hacia elogios en alta voz a Fidel Castro y a “la revolución de la felicidad”, el país quedó estupefacto, la gente se recompuso del aturdimiento pensando, ilusamente, que esas escenas en los desfiles institucionales de la Fuerza Armada Nacional, no se repetirían, pero estábamos equivocados, después ese tipo de arengas se tornaron en rutinarias.

Los juramentos de incondicionalidad al comandante eterno y los halagos a la revolución cubana, serán moneda corriente en los eventos militares. Los compromisos con el plan del SOCIALISMO DEL SIGLO XXI y la creación de Las Milicias, como un brazo armado al servicio de los fines políticos del régimen, fueron oficialmente asumidos.

  1. Las relaciones de compromiso de funcionarios del régimen y de militares con las guerrillas colombianas, llegaron a extremos de alta peligrosidad para Venezuela y la comunidad internacional. Chávez cruzó el Rubicón, al otorgarle, oficialmente, a esos grupos guerrilleros, carácter beligerante.
  2. Convierten a los pranes en cabeza de gobiernos parados en los centros penitenciarios de Venezuela. El rol de Iris Valero en el sistema penitenciario habla por sí sólo.

De acuerdo con Alessio Bruni del Comité de las Naciones Unidas contra la Tortura “un problema típico del sistema penitenciario en Venezuela es la violencia armada, practicada libremente dentro de las prisiones, causando cientos y cientos de personas muertas cada año”, según el comité de la ONU, se alertó por los informes que muestran que entre 2004 y 2014, murieron 4.791 reclusos y 9.931 resultaron heridos.

  1. La carrera armamentista.  Venezuela, es uno de los países con mayor índice de asesinatos de Latinoamérica, no hay seguridad, carece de un control de armas de fuego y municiones y requiere que sus autoridades tomen medidas en la materia. Así lo pide la ONG Amnistía Internacional que advierte del elevado número de armas que circulan libremente por el país. Según sus cálculos, hay entre 9 y 15 millones de armas ilegales circulando en Venezuela.
  2. LA IMPUNIDAD es una causa clave de los altos niveles de inseguridad. Los actos delictuales quedan impunes. Delitos que van desde atropellar a disidentes, a periodistas, lanzar artefactos explosivos contra instalaciones de medios de comunicaron y sedes de empresarios, hasta la protección de bandas que operan en un país somalizado en dónde los grupos delincuenciales trafican drogas, cometen secuestros, actos de extorsión, sicariatos, robos, hurtos, trata de personas, explotación sexual y trabajos forzados.

Los asaltos a cargo de bandas como la del tren de Aragua o la del Picure, son una prueba irrefutable.

  1. La politización de la justicia. Los tribunales son paredones de fusilamiento a cargo de jueces comprometidos no con las leyes, sino con sus protectores políticos. En este régimen se condenan a inocentes y se absuelven a culpables.
  2. Las operaciones a cargo de las OLP. Operaciones de Liberación del Pueblo que terminaron ejecutando masacres como la de Barlovento o la del Junquito, por ejemplo. Son despliegues policiales involucrados en las ejecuciones extrajudiciales reconocidas por la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU.

Te recomendamos también leer ¿Por qué no hay gasolina en Venezuela?

La creación de las llamadas Zonas de liberación y Paz, fue una barbaridad.

  1. El cáncer de la corrupción policial es generalizada. Según diversas fuentes, muchas de las víctimas tienen miedo de denunciar delitos a la policía debido a que muchos funcionarios están involucrados en la delincuencia y pueden traer aún más daño a las víctimas. Un estudio proporcionado por Gallup en 2013, muestra que “sólo el 26% de los venezolanos confían en su policía”.  Human Rights Watch afirma que la “policía comete uno de cada cinco delitos” y que miles de personas han sido asesinadas por agentes de policía que actúan con impunidad (sólo el 3% de los oficiales han sido sentenciados en las acusaciones formales realizadas en su contra). Medium comenta que la policía venezolana es “vista como brutal y corrupta, es más probable que te robe en vez de que te ayude”.
  2. Los altos niveles de pobreza son igualmente una causa del desbordamiento de la inseguridad en un país donde la gente trata de sobrevivir en medio de tantas penurias.
  3. El descalabro del sistema educativo que deja por fuera a miles de niños y jóvenes venezolanos que, o no se incorporan al proceso educativo o cuándo ingresan lo interrumpen por las carencias económicas.
  4. Los mensajes cargados de odios, de rencor y descalificaciones, han sido sin duda, una de las causas a tomar en cuenta, sí de verdad apostamos a superar esta ola de violencia nacional. ¡Ya basta! de esas exclamaciones divisionistas, según las cuales los ricos son malos y los pobres sus víctimas. ¡Ya basta! de agresiones a las personas por su credo político, religioso, su color de piel o su posición social y económica.
  5. El resquebrajamiento de la familia como base esencial de la sociedad. La crisis de valores que tienen en los malos paradigmas sus mayores reflejos con sus poses de intocables, esos que han cometido delitos contra la cosa pública sin recibir reprimenda alguna.

Queda claro que el reto de superar este drama es gigantesco y requerirá del esfuerzo de todos con base a planes que respondan a una visión holística del caso.

Etiquetas

Háblame24

Periódico digital venezolano en Madrid.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar