Venezuela

¿Por qué los bombarderos rusos que desembarcaron en Venezuela son una amenaza?

Madrid, 12 dic (ABC).- La fuerza aérea rusa aterrizó en territorio venezolano este lunes con dos aviones bombarderos nucleares Tupolev 160 (TU-160) o «Cisne Blanco». Este desembarco se produce una semana después de que Nicolás Maduro viajó sorpresivamente a Rusia, en medio del aislamiento regional, para forjar lazos de cooperación y buscar alianzas en una posible ofensiva ante la fuerte presión internacional en su contra.

Los dos aviones no llegaron solos. Con ellos también llegaron una cuadrilla de 100 militares rusos que serán los encargados de realizar las maniobras militares que incluyen «vuelos operativos combinados» en Caracas, en los próximos días.

Vladimir Padrino, ministro de Defensa de Venezuela y amigo personal de Vladimir Putin, recibió los bombaderos en la rampa 4 del aeropuerto de Caracas en un acto de bienvenida donde habló de los objetivos de esta forma de cooperación militar entre los países.

Los dos aviones Tupolev 160 son capaces de llevar consigo las armas nucleares, particularmente, los misiles crucero, lo que los convierte en una auténtica amenaza para los adversarios de Rusia. Estos bombaderos viajaron más de 10.000 kilómetros para participar de los vuelos operativos combinados Rusia-Venezuela y gozan de mucho respeto en Occidente porque es el mayor bombardero supersónico del mundo. Además de ser el más potente y rápido. Su diseño le permite volar a cualquier altitud y a una amplia cota de velocidad, puede alcanzar blancos a miles de kilómetros de distancia y aunque se parece al bombardero estadounidense B-1B Lancer, es de mayor tamaño y más rápido.

«Nos estamos preparando para defender Venezuela hasta el último palmo cuando sea necesario», dijo Padrino López durante el evento. Al mismo tiempo, intentaba calmar a sus adversarios diciendo «nadie debe preocuparse por su presencia en territorio venezolano».

La llegada de estos aviones enviados por Rusia representa para el Gobierno de Maduro «una demostración de fuerza.

Estados Unidos no esperó para criticar la presencia en Venezuela de los bombaderos: «Rusia envía bombarderos a Venezuela y nosotros, un buque hospital», dijo el portavoz del Departamento de Defensa, coronel Robert Manning.

La alianza Maduro-Putin

El operativo militar se produce después de la visita de Nicolás Maduro a Vladimir Putin en Moscú, donde se cerró con broche de oro la firma de contratos con Rusia para «garantizar inversiones por un monto superior a los 6.000 millones de dólares».

Los lazos «hermanos» entre ambas naciones no son un secreto para la comunidad internacional. El expresidente Hugo Chávez desde 2005 quiso afianzar las relaciones y contar con Rusia como aliado estratégico de su política multilateral.

El año pasado Rosneft (petrolera rusa) firmó un acuerdo con la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) para la explotación del crudo venezolano, a cambio le dieron a Maduro pagos por adelantado que le permitió amortizar la deuda externa. Rusia ha enviado este año 250.000 toneladas de trigo para solapar la crisis económica y social del país.

En los últimos años, Rusia se ha convertido en el prestamista del régimen venezolano, al menos 17.000 millones de dólares les ha otorgado en préstamos y líneas de crédito a Caracas desde 2006. Se dice que algunos de ellos han sido perdonados por su incumplimiento en el pago.

Etiquetas

Háblame24

Periódico digital venezolano en Madrid.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba