Opinión

ONU: defensores de DDHH son amenazados y asesinados

Madrid, 09 mar.- El informe de la Relatora Especial de la ONU, Mary Lawlor, titulado “Última advertencia: los defensores de los derechos humanos, víctimas de amenazas de muerte y asesinatos” ha generado reacciones en el gobierno de la República Bolivariana de Venezuela. Como siempre sucede cuando se señalan las malas prácticas y las violaciones de los Derechos Humanos en el país.

Este informe puede ubicarse en la página oficial del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en el enlace de la 46ta Sesión del Consejo que se está llevando a cabo durante estos días y ha sido el tema 3 de la Agenda de Sesiones.

En su introducción, la relatora expone que… “La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) ha observado que de 2015 a 2019 se ha asesinado a defensores de los derechos humanos en, al menos, 64 países”… entre los cuales se encuentran Venezuela, Colombia, Ecuador, Burundi, Yemen entre otros. Lo que realmente preocupa es entender que se trata de una tercera parte de los países miembros de la ONU

Otro de los puntos era la preocupación en cuanto a la impunidad de los perpetradores de estos asesinatos y torturas ya que de acuerdo a ello… “Los responsables de los asesinatos a menudo escapan de toda responsabilidad, lo que a su vez hace más probable que esos asesinatos continúen”. Este tema también se presentó en las Sesiones de la Asamblea General cuando en 2019 durante la 74ta Sesión se presentó un informe del Sistema de Derechos Humanos indicando que… “La lucha contra la impunidad es una obligación que se deriva de la protección del derecho acceso a la justicia”… y se solicitaba a los países que implementaran las medidas necesarias para que el derecho a la vida y a la justicia se protegieran y respetaran.

La propia relatora exponía que las razones por las cuales resultaba tan fácil perpetrar este tipo de actos en determinados países era la “desigualdad estructural” que no es otra cosa que las asimetrías en cuanto a administración del poder y las acciones que pueden tomar las instituciones del estado y sus funcionarios para mantener su hegemonía. Esto puede ir desde la constitución de grupos mixtos – civiles y militares – para la vigilancia de la población, la censura, la implementación de leyes que limitan la libertad de expresión y la promoción de los delitos de odio.

En cuanto a Venezuela, la relatora contabilizó un total de 14 defensores de derechos humanos asesinados; también en países como Brasil el número era bastante alto al igual que en India e Iraq. La preocupación se hacía mayor cuando entre los asesinatos se veía que había un elevado número entre los grupos vulnerables como es el caso de mujeres y jóvenes.

Se expone que algunos países han realizado esfuerzos y avances en cuanto a la creación de leyes, directrices, manuales y normas en materia de Derechos Humanos como Guatemala, Honduras, Mali y Perú; sin embargo, Venezuela no se encuentra entre la lista de países que han realizado algún tipo de avance en torno al tema.

Cierra el informe con una conclusión más que evidente y es que los gobiernos se encuentran incumpliendo con las obligaciones morales y jurídicas de protección a los defensores de derechos humanos; que no existe la voluntad política en algunos de ellos y que debe haber una colaboración conjunta entre gobierno, empresas privadas y sociedad civil para combatir los actos que representan amenazas, persecución, tortura y finalmente el asesinato de estos grupos.

Te recomendamos leer también: Conclusiones preliminares de la visita de la Relatora a Venezuela

No deja de elaborar recomendaciones importantes como es el de asegurar que el entorno en el cual se llevan a cabo las actividades de los defensores de derechos humanos sea un entorno libre de violencia, protegido y respetado. También, plasmo aquí textualmente una de las recomendaciones como es… “Crear comisiones de investigación o mecanismos similares para investigar cuando se produzca un número sostenido o un aumento significativo de asesinatos de defensores de los derechos humanos” así como el de crear y permitir la implementación de mecanismos de recopilación de información, interpretación de datos, acceso a base de datos, habilitar los espacios para el seguimiento y supervisión de los casos e invitar a los relatores especiales a realizar visitas periódicas al país.

Venezuela, por supuesto protestó. Es como querer esconder la escena de un crimen con un telar de seda transparente donde todo se observa. Además, cabe destacar que aun faltan informes y visitas por realizar ya que si uno va a la base de datos de la solicitud de visitas muchas están solicitadas, pero no han sido aprobadas. Entre ellas temas relacionados con la tortura y las desapariciones forzadas.

Solicitar a un Relator Especial de la ONU que se apegue al Código de Conducta de los Procedimientos Especiales es hasta fuera de contexto. Si los relatores o las instituciones no cumplieran con la objetividad, imparcialidad e independencia requerida, el país estaría bombardeado con una serie de resoluciones que se perderían de vista.

El informe de la ONU es bastante claro, no tiene ningún tipo de mensaje en letras pequeñas, a cualquiera que le guste la investigación y haga seguimiento de los casos sabe que no se está mintiendo, el señalamiento es muy general y no hay mensaje unilateral del caso. No se puede seguir transformando un tema de Derechos Humanos en un asunto político.

Únete a nuestro canal de Telegram y recibe información como estaPincha aquí

Corina Cortes

Abogada. Magister en Derecho Internacional con estudios en Relaciones Internacionales y Derechos Humanos. Analista para radio y televisión. Creadora de Agenda Mundo 2.0. Contacto: cortesinternacionalista@gmail.com
Botón volver arriba