Venezuela

Migrantes de Güiria, un caso que se niega a morir

Dos periodistas de investigación y una abogada especializada en Derecho Humanitario Internacional analizan esta situación.

Madrid, 03 ene.- Las periodistas Gabriela Aguilar y Nairobi Rodríguez, junto a la abogada especializada en Derecho Humanitario Internacional Corina Cortés, todas venezolanas, analizan de manera concienzuda el caso de los migrantes de Güiria.

Para ello, la periodista de investigación, especializada en Derecho Humanitario Internacional, Gabriela Aguilar desde Miami ha organizado un encuentro online vía zoom, en donde la también periodista de investigación Nairobi Rodríguez, ubicada en el estado Sucre en Venezuela, detalla las causas por las cuales se produce el éxodo irregular, las vías de salida y los peligros que enfrentan los viajeros de Güiria.

Por su parte, la abogada Corina Cortés, especialista en Derecho Internacional y Derecho Humanitario Internacional, hace un análisis desde Barcelona, España, de cuál es la situación real de los migrantes y las responsabilidades de ambos Estados.

El hallazgo de 34 cadáveres en las costas venezolanas expuso la crisis humanitaria de la administración de Nicolás Maduro.

Cada hecho de esta naturaleza se debe analizar con pragmatismo para poder entender lo que realmente está sucediendo y poder presentar un enfoque más objetivo ante la audiencia y los organismos jurisdiccionales.

Son muchas las víctimas fatales, los desaparecidos y los que aún permanecen privados de libertad, para que la lucha por los DDHH sea eficaz debe recorrerse el camino de la verdad.

Te recomendamos leer también: Derechos de menores migrantes no acompañados y el caso Venezuela

La salida desesperada de venezolanos por vías irregulares ante la expectativa de conseguir mejores condiciones de vida o por promesas hechas por amigos o personas inescrupulosas, que bajo engaño invitan a individuos en su mayoría mujeres y niños a una aventura a “costos solidarios”, se ha convertido en un negocio.

Zarpar desde Güiria, Irapa, Tucupita, entre otras localidades en embarcaciones inapropiadas, inseguras, con sobre peso o exceso de personas es una actividad ilícita y cotidiana. Para algunos de trata de personas y para otros de simple transportación, es decir, todo un compendio de actividades ilegales y peligrosas, donde la única víctima es el migrante. Sin mencionar el narcotráfico que opera en alta mar.

Trinidad y Tobago se ha convertido en uno de los países receptores de migrantes venezolanos, sin embargo, ha hecho lo imposible por no cumplir los convenios, acuerdos, tratados y estatutos suscritos en materia de Derechos Humanos, por una parte y Venezuela, no ha exigido respuestas ni acciones en materia de protección para sus connacionales, ni ha puesto control y vigilancia para evitar que sigan saliendo de manera irregular y peligrosa ciudadanos venezolanos. Lo que deja en evidencia una clara postura de complicidad entre ambas naciones y no, de protección de los migrantes.

Únete a nuestro canal de Telegram y recibe información como estaPincha aquí 

Gabriela Aguilar Ruiz

Periodista. Magister en Derecho Internacional y Relaciones Internacionales. Especialista en Derecho Humanitario. Periodismo de Investigación. Cobertura en Conflictos. Corresponsal de Unión Radio, El Nacional y el portal web El Pitazo. Periodismo multiplataforma. Locutora. Profesora Universitaria. Análisis y Opinión. Contacto: gabyelecktra@gmail.com
Botón volver arriba