OpiniónZona Blog

Las enfermedades en la Amazonia

Madrid, abri 20.- Es un hecho conocido que fueron las enfermedades traídas por los colonizadores españoles, no sus lanzas, las que causaron los mayores estragos entre aquellos indígenas del siglo XVI. El número de fallecidos es un tema debatido, pero comúnmente se estima que el 95% de la población aborigen murió padeciendo viruela, gripe, fiebre tifoidea y demás. El escritor cubano Carlos Alberto Montaner estipula que unos 25.000 españoles se apoderaron de un territorio que contaba con casi treinta millones de habitantes, hazaña imposible de no haber sido por el factor epidémico.

Podemos imaginar que las enfermedades del hombre blanco juegan un papel aterrorizante en el imaginario colectivo de las poblaciones originarias latinoamericanas. En la actual pandemia tienen que enfrentar una vez más a ese enemigo histórico, lo cual va a ser un reto inmenso sobre todo en países como Brasil. Allí convergen la Amazonia, la selva tropical más biodiversa del planeta, y Jair Bolsonaro, un analfabeta ecológico plagado de prejuicios étnicos.

La mayoría de los 400 pueblos indígenas amazónicos están en territorio brasileño. Frecuentemente tienen la intención de vivir aislados, adentrados en la selva, pero las incursiones de la minería ilegal lo hacen imposible. Desde el ejecutivo, Bolsonaro aplaude dicha práctica, y en los últimos meses han aumentado considerablemente las denuncias de invasiones. Esto, aunado al desmantelamiento de los órganos de protección indígena y al trato desinteresado que el gobierno da a la pandemia, termina creando un ambiente potencialmente catastrófico.

Cerca de 20 casos y tres fallecidos por la pandemia se han reportado ya entre las poblaciones indígenas brasileñas (19 de abril). Un contagio desbordado sería letal. Ya se vio un caso similar a finales de los ochenta cuando miles de yanomamis murieron contagiados con enfermedades que mineros ilegales trajeron a la selva. Los sistemas inmunes de los aborígenes se desarman frente a las infecciones extranjeras. Además, sus tareas cotidianas exigen trabajo colectivo, y las condiciones materiales no permiten llevar a cabo un distanciamiento social estricto.

Los indígenas son parte esencial del mosaico cultural latinoamericano. La variedad lingüística, la tradición musical, sus mitologías y demás elementos contrastan con la homogeneidad de la cultura occidental, tan grecorromana, tan judeocristiana. Simbolizan además de manera obvia esa conexión con el mundo natural que la alienación urbana nos ha quitado.

Te recomendamos también leer Populistas, caudillos y reyes: una entrevista con Enrique Krauze

Bolsonaro representa esa homogeneidad, esa alienación, ese pragmatismo genérico que llama progreso a la destrucción ciega del entorno natural. Todos los ministros del Medio Ambiente brasileños que siguen con vida, exceptuando al actual, dieron una rueda de prensa hace poco menos de un año denunciando que Bolsonaro estaba desmantelando los avances hechos en política ecológica en las últimas décadas. Observan aterrorizados como su esfuerzo colectivo se desvanece ante la ambición desbordada de este Trump tropical.

La desaparición de tradiciones culturales milenarias constituye una tragedia que se debe evitar a toda costa. La responsabilidad recae sobre ONGS, organismos internacionales, medios de comunicación y la ciudadanía. Defender estos focos de diversidad cultural debe ser prioritario, sobre todo cuando sabemos que las autoridades locales no tienen tan siquiera la voluntad de establecer planes preventivos.

Únete a nuestro canal de Telegram y recibe información como estaPincha aquí 

Etiquetas

Ernesto Andrés Fuenmayor

Escritor venezolano en Berlín. Estudiante de Historia, Política y Sociología. Trabajador del Instituto Max-Planck para la Historia de la Ciencia. Administrador del portal Hechos Latinoamericanos en redes sociales.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar