Opinión

La Venezuela diplomática de hoy en día

(Corina Cortes).- Luego de que Guaidó asumiera el cargo como representante interino de Venezuela, y fuese reconocido por un número aproximado de 54 países, la situación diplomática del país está aún por precisar, y a medida que pasan los días, lejos de mostrarnos más de claridad, pareciera que estamos a las puertas de nuevos desencuentros.

No olvidemos el caso de Costa Rica, donde la embajadora designada tomó la sede diplomática del país en San José, y generó una nota de protesta por parte del país centroamericano. Así como la denominación dada por los países de la Unión Europea, a los cuales no los llama embajadores, sino representaciones diplomáticas especiales. El último caso ha sucedido esta semana, cuando funcionarios nombrados por el presidente del Parlamento – para muchos presidente encargado – tomaron las sedes de la Agregaduría Militar en Washington y el edificio del Consulado en Nueva York.

Para la gran mayoría de los venezolanos que están esperando, finalmente, una transición real para salir de esta crisis humanitaria e institucional, pareciera que es una luz, ya que demuestra determinación, temeridad, coherencia y tenacidad en los objetivos políticos que se pretenden alcanzar, sin embargo, no puede dejar de observarse como un punto de delicada fricción, que puede traer consigo una serie de conflictos y acusaciones.

No se trata de mostrar una visión optimista ni pesimista de un asunto real, sino de poder valorar cuáles son los posibles escenarios que se presentarán.

El primero ha sido, sin lugar a dudas, que ya desde la “cancillería” venezolana han denunciado este hecho indicando que… “sus sedes diplomáticas en Estados Unidos están siendo ocupadas de manera forzosa por parte de personas que cuentan con el respaldo público del gobierno estadounidense y actúan como sus agentes”… de acuerdo a lo dicho por el diario El Mundo en su versión digital.

Pero, ¿por qué esta situación tan particular?, ¿puede Carlos Vecchio, representante nombrado por Guaidó para los Estados Unidos, recuperar estos edificios y dar inicio a operaciones de tipo consulares y de representación? La limitación que se puede ver en este caso es que, aun cuando Nicolás Maduro ha sido declarado ilegítimo, y Juan Guaidó se ha juramentado como presidente interino para la transición, no significa que haya habido un barrido total del tren ejecutivo de la administración anterior.

Lo podemos ver cuando Arreaza sigue ejerciendo sus funciones como canciller.

Ha estado al frente de los últimos encuentros ante la Organización de Naciones Unidas de Venezuela, y este 15 de marzo sostuvo un encuentro con el director del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), David Beasley, para discutir sobre temas de interés, de acuerdo al portal de la cancillería. Y este encuentro ha sido en Roma donde, coincidencialmente, Rusia y Estados Unidos habrían de reunirse posteriormente para tocar el tema de Venezuela, de acuerdo a lo publicado en el periódico Correo del Orinoco y presentado en las televisoras estatales.

Igualmente, el 17 de marzo estuvo con la delegación diplomática venezolana y, como bien decía la publicación del MPPRE…“una reunión de trabajo con el presidente del Instituto Serbio de Investigación y Desarrollo (Vlatacom), quien ofreció una exposición sobre las tecnologías que desarrollan y cómo las mismas pueden fortalecer la seguridad en Venezuela”… Ha sido durante esa gira europea, donde también se reunió con la directora del Organismo Internacional de la Energía Atómica, de acuerdo a lo publicado también en el Correo del Orinoco que reza… “en la reunión conversaron sobre las aplicaciones pacíficas de esta energía y se solicitó cooperación en materia técnica”

Es así, como vemos que no importa cuántos boicots se puedan estar realizando por otros diplomáticos en las últimas reuniones en la ONU, ya que, aparentemente, la cancillería sigue firmando acuerdos con sus socios y aliados estratégicos. Por lo tanto, mientras la crisis sigue implosionando en Venezuela y el pueblo muestra su descontento en el ámbito internacional, la “duplicidad” hace difícil que se puedan llegar a conclusiones coordinadas.

¿Pero qué otros elementos juegan en contra?

Eso depende de las relaciones bilaterales de los países y sus gobiernos, con respecto a Venezuela y su actual situación. Estados Unidos reconoció a Juan Guaidó como presidente interino, apoya y observa con beneplácito las acciones tomadas hasta ahora, pero no nos olvidemos de la famosa definición de “Inmunidad de una sede diplomática”. Es así, como el Artículo 22 del Convenio de Viena sobre relaciones diplomáticas establece que… “los locales de la misión son inviolables. Los agentes del Estado receptor no podrán penetrar en ellos, sin consentimiento del jefe de la misión”

En este caso, la ocupación ha sido por los propios ciudadanos venezolanos, en un nombramiento como representantes del país. Por lo cual, pareciera que Estados Unidos no tendría mayor responsabilidad, sin embargo, en otro de los apartados se indica que… “el Estado receptor tiene la obligación especial de adoptar todas las medidas adecuadas para proteger los locales de la misión contra toda intrusión o daño, y evitar que se turbe la tranquilidad de la misión o se atente contra su dignidad”.

Al menos esto es lo que estaría argumentando la cancillería venezolana, pero las cosas no son ni blancas ni negras. No olvidemos que el Agregado Militar, el coronel José Luis Silva Silva, rompió filas con Maduro y reconoció a Guaidó, y de hecho, de acuerdo a las mismas fuentes, seguirá ejerciendo las funciones de su cargo; y, por otro lado, uno de los inmuebles reconocidos como sede diplomática estaba en total abandono, por lo cual perfectamente se puede utilizar el argumento de que se están recuperando los activos del país.

Otro punto de vista distinto lo tiene la Unión Europea.

En el caso de España y el nombrado embajador Antonio Ecarri, en reunión con numerosos representantes, el estatus proporcionado es el de Enviado Especial. Esto quiere decir que no es reconocido como embajador; cuenta con las inmunidades propias de un representante diplomático regular, pero no es el “representante del estado venezolano”. ¿Y esto por qué sucede? Sencillamente, porque no podemos olvidar lo que significa una embajada y un embajador. Mientras la embajada es la “sede y base” de los intereses de un estado en el territorio de otro estado, un embajador cumple las mismas funciones del Ejecutivo. La representación diplomática ante otros jefes de Estado, algunas negociaciones, las discusiones de asuntos bilaterales corresponderán a él.

Por lo tanto, ¿qué es lo que ha llevado a España y a algunos miembros de la Unión Europea a tomar esta decisión? Como bien lo dijo el ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Josep Borrell, Europa apoya a Guaidó como presidente interino y recomienda que la estabilidad institucional vuelva al país y para ello han hecho un llamado a la celebración de elecciones.

¿Tiene esta medida algo que ver con el apoyo a un líder, a un sistema de gobierno en específico?

En realidad, no, al final se ha reconocido, no solo a Antonio Ecarri, sino a otros representantes como enviados especiales. Lo que no quiere Europa en este momento es tomar medidas que impliquen inversión, reestructuración, reconsideraciones institucionales y revisión de acuerdos, ante una situación de incertidumbre que no se sabe cuánto más puede durar.

Lo he dicho en muchos de mis artículos. La situación de Venezuela en la actualidad es atípica, y esta especie de “clonación” institucional, si bien el venezolano en más de un 80% está claro hacia donde quiere dirigir sus intenciones, en el ámbito internacional lo que quieren tener claro es con quién se establecerán sus relaciones a largo plazo. Que esto no pueda desembocar en una crisis importante que afectaría inversiones, transferencias, comercio, comunicaciones y transporte, y finalmente, siendo la más importante, el status de los ciudadanos y los pueblos mutuos, que son los que al final sufrirán las consecuencias.

Etiquetas

Corina Cortes

Abogada. Magister en Derecho Internacional con estudios en Relaciones Internacionales y Derechos Humanos. Analista para radio y televisión. Creadora de Agenda Mundo 2.0. Contacto: cortesinternacionalista@gmail.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba