Opinión

Inquisición Digital, la censura en redes sociales

Las plataformas digitales permitieron el intrusismo, la ignomia, sin ningún tipo de restricciones y aplicación de censura a discreción.

Madrid, 18 ene.- Con el surgimiento de las plataformas digitales como Facebook, Twitter, Instagram, TikTok, Youtube, entre otras, se abrió un abanico de oportunidades para expresarse, opinar, contar historias. Surgen nuevas formas narrativas, aparecen los info-ciudadanos y las redes sociales se convierten en un universo de información, muchas de ellas carente de rigor periodístico, no verificadas, donde está presente el neo lenguaje… y los dueños de estas plataformas son quienes deciden a cuál cuenta bloquear con un click.

Se abre el debate a través de una entrevista vía zoom con la abogada, Corina Cortés, especialista en Derecho Internacional y Derecho Humanitario Internacional y la licenciada en Filosofía y Letras, Carmen Lira, sobre la ética y la censura.

Surgen varias interrogantes ante el reciente bloqueo de las cuentas en redes tanto en Twitter como en Facebook del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por considerar que uno de sus tuits incitaba a la rebelión en el Capitolio. En este punto, se registraron pronunciamientos por parte de políticos, periodistas y opinadores de oficio, argumentando que tal hecho era correcto y que además el presidente Trump debía estar preso.

El debate sobre la censura, debo aclarar, no se trata de administrar justicia o fijar posición sobre si Trump actuó bien o mal, se trata del simple hecho de “censurar”, de silenciar una voz, que mañana podría ser la tuya y ese hecho sería inadmisible para la persona afectada.

Te recomendamos leer también: Redes sociales: libertad de expresión vs censura y privacidad

Democratización de la información

Cualquier persona tiene acceso a registrase en una plataforma de comunicación y el gran negocio está en tener seguidores y obtener likes. En estos espacios se expresan emociones, lo que se piensa, las opiniones sin ningún tipo de restricciones.

Para la abogada Corina Cortés, todo empezó con la democratización de la información en el surgimiento de estas plataformas. “Comienza a darse el hecho del intrusismo de las disciplinas y al estar en una plataforma donde a ti no se te pide absolutamente nada, ni peritaje, ni formación, ni experiencia, pues no hay limitación alguna. Comenzaron a surgir los opinadores de oficios y cada uno estableció sus sistemas de matrices de opinión de todo tipo sin control, este intrusismo como líneas de pensamiento no tuvieron un control desde el principio por la sociedad. Se empezaron a crear como especies de guetos comunicacional donde cada quien establecía sus normas de ingreso, de comportamiento, de comunicación y, cuando no seguías esas normas, sencillamente pasabas al exilio comunicacional. El error que cometimos fue no poner freno o regularizar estos espacios”.

La especialista en Filosofía y Letras Carmen Lira, considera que en estas plataformas no hay control de ningún tipo y, por el contrario, existe un uso abusivo de las libertades. “Esa píldora de libertad digital excesiva es la que ha originado la debacle comunicacional y para muestra el caso del presidente Trump. Cuando observo, por una parte, a los comunicadores decir que el bloqueo de las cuentas obedece a una factura que tenía que pagar por el hecho de que Trump había sacado a periodistas de ruedas de prensa o había vetado a medios de comunicación, esto es un exabrupto. Sin tomar en consideración las simpatías o antipatías hacia el presidente, esto va en contra de la formación de un comunicador social. Es muy grave que un periodista considere que la censura esté bien y más aún cuando se maneja de manera discrecional y esa medida no se aplica a otros por igual”.

El tema de la censura en las redes se ha convertido en una suerte de venganza comunicacional y, a la vez, sirve de mesa para generar matrices de opinión que traigan tráfico y muchísimos likes sobre el tema que esté de moda, beneficiando a los Nuevos Amos del Sistema. Para entender esto, no se trata de ética o de establecer parámetros morales, para esta élite, se trata de aumentar las ganancias de un gran negocio que lo manejan desde las emociones con tan solo darle click.

Únete a nuestro canal de Telegram y recibe información como estaPincha aquí 

Gabriela Aguilar Ruiz

Periodista. Magister en Derecho Internacional y Relaciones Internacionales. Especialista en Derecho Humanitario. Periodismo de Investigación. Cobertura en Conflictos. Corresponsal de Unión Radio, El Nacional y el portal web El Pitazo. Periodismo multiplataforma. Locutora. Profesora Universitaria. Análisis y Opinión. Contacto: gabyelecktra@gmail.com
Botón volver arriba