Venezuela

Google homenajea el 165º aniversario del nacimiento de la venezolana Teresa Carreño

Madrid, 22 dic (ABC).- En un mundo dominado eminentemente por manos de hombres, cuesta encontrar una mujer cuyo legado trascienda una disciplina con la resonancia que ha adquirido tras el paso de los años el nombre de María Teresa Gertrudis de Jesús Carreño García. Música cuyo reconocimiento se desbordaba de las fronteras de Venezuela, donde llegó al mundo un 22 de diciembre de 1853, los expertos en el arte musical la consideran la figura ligada al piano con mayor importancia de la modernidad. Con motivo del 165 aniversario de su nacimiento, Google rinde homenaje a Teresa Carreño con uno de sus tradicionales ‘doodle’.

Así lo ha hecho en las webs de Venezuela, Perú, Chile, Argentina, Uruguay, Islandia, Suecia, Bulgaria, Israel, Vietnam, Japón y España. Bien lo vale, mismamente, su precocidad, que la llevó a dar su primer concierto a los 9 años, nada menos que en Nueva York. Allí se quedó a vivir. Y sólo un año después, dobló la apuesta haciéndolo en la mismísima Casa Blanca, nada menos que para deleite de Abraham Lincoln, por aquel entonces presidente de Estados Unidos. Gottschalk, uno de los artistas que el mandatario tenía en mejor estima, fue el eje en torno al que giró su actuación. Esto último sucedió pese a que el piano con el que tocó Carreño estaba desafinado y, cuando la pequeña se percató, se negó a seguir haciéndolo.

Tal fue su dedicación a las teclas, considerada la artista más prolífica de los siglos XIX y XX en América Latina, que pasó los últimos meses de su vida acatando una prescripción médica de reposo obligado. Cuatro matrimonios y siete hijos la contemplan, además de la relación que estableció con maestros de la época del calado de Ravel, Debussy, Gounod, Rossini, Brahms o Liszt. A todos se los metió en el bolsillo Carreño con una técnica impoluta, a la altura del canón de los elegidos, después de debutar exitosamente en París con 13 años. Fruto de la motivación que el italiano Rossini inoculó en Carreño, la joven venezolana aprendió a cantar. Participó por vez primera como mezzosoprano en la ópera «Los hugonotes».

Etiquetas

Háblame24

Periódico digital venezolano en Madrid.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba