Venezuela

Familias reclaman los cuerpos de los caídos en El Junquito

(EFE).- Las autoridades venezolanas siguen sin despejar las dudas sobre la acción policial que acabó el lunes con la vida del inspector Óscar Pérez y otros 6 integrantes del grupo de sublevados que lideraba, cuyas familias siguen reclamando los cuerpos y los resultados de las autopsias.

La forma en que el Gobierno ha actuado después de este operativo calificado de “ejecución extrajudicial” por grupos pro derechos humanos ha llevado a la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) a no acudir a la ronda de diálogo con emisarios del presidente Nicolás Maduro programada para hoy en República Dominicana.

La primera de las razones invocadas por la MUD para no participar en este nuevo encuentro son las declaraciones con las que el ministro del Interior, Néstor Reverol, aseguró el martes haber obtenido de los negociadores opositores información que llevó a dar con el paradero de Pérez.

Mientras el Gobierno anunciaba que sus representantes sí se desplazarían a República Dominicana para participar, según lo “pautado”, en la reunión programada para este jueves, familiares de Pérez y de otras personas abatidas en la operación acudían a la principal morgue de Caracas pidiendo poder dar sepultura a sus muertos.

“No voy a firmar nada hasta no ver que es mi hermana esa que está ahí”, dijo antes de pasar uno de los cordones de agentes antidisturbios que custodian desde hace 4 días la morgue Leidy Ramírez, hermana de Lisbeth Andreína Ramírez, que según medios locales es el nombre de la única mujer muerta durante la acción policial.

En la jornada de ayer, diputados de oposición y abogados pro derechos humanos dijeron a los medios que la tía del inspector de la Policía científica que encabezaba el grupo de rebeldes firmó un acta que podría ser de reconocimiento del cuerpo pese a no haber podido ver los restos de Pérez, algo que confirmó la propia señora.

Entre lágrimas, Leidy Ramírez contó hoy a la prensa que su hermana tenía 30 años, era enfermera y estudiante de odontología y mantenía una relación con Jairo Lugo, uno de los muertos en el operativo, en el que se lanzó un gran número de disparos y se llegó a utilizar contra quienes según el Gobierno eran “terroristas” un lanzagranadas.

“Quiero limpiar el nombre de mi hermana. Porque mi hermana no era ninguna terrorista, era una mujer luchadora, sépanlo, cristiana como nos enseñó nuestra familia, hacía labores sociales para ayudar a los niños”, afirmó Leidy Ramírez, quien dijo no haber recibido de las autoridades ninguna comunicación cuatro días después de los hechos.

Háblame24

Periódico digital venezolano en Madrid.
Botón volver arriba