MundoZona Blog

¿Es la paz en Medio Oriente la carta bajo la manga de Trump en las elecciones?

Madrid, 20 sept.- ¿Cuál es la fuerza política que puede tener el tema de las relaciones internacionales para que la balanza se incline hacia un lado u otro? El mundo se debe entender como un todo, un país no es un ente aislado sino un sistema interconectado de estrategias e intereses. Y este año convulso, Estados Unidos aparentemente se ha marcado un buen punto con la firma de los Acuerdos de Paz en el Medio Oriente. A inicios de este año, específicamente en febrero, se iniciaron las negociaciones de paz entre los Talibanes y el Gobierno de Afganistán marcando un punto de apertura a la recuperación del país con todo y recelo por ciertas declaraciones del líder Talibán acusando a Occidente de violar los derechos humanos no haciendo más que echarle sal en una herida en carne viva.

La política y realidad estadounidense ha estado marcada en los últimos años por numerosos escándalos y movimientos sociales que muestran los extremismos de una sociedad claramente dividida, politizada e influenciada por factores económicos, sociales y culturales recrudecidas por la llegada a la Presidencia de un presidente que ha roto patrones en muchos aspectos. Para algunos políticamente incorrecto, presidente solo de twitter y racista; para otros, un héroe que ama a la nación – porque, así como se dice una cosa se tiene que decir la otra – y justamente este 2020, año electoral, como si ya no fuese lo suficientemente complicado con el mundo atravesando una pandemia, también ha atravesado protestas, manifestaciones violentas, saqueos y acciones irregulares que han dejado entrever que el tema de seguridad interna es una herida abierta que el sistema entero debe plantearse.

Sin embargo, no ha sido solo el tema de Afganistán que ha salido a la palestra sino un nuevo Acuerdo de Paz entre Israel y Emiratos Árabes Unidos conocidos como los “Acuerdos de Abraham”. No es el primer Acuerdo que se firma entre ambas naciones, recordemos que las negociaciones de paz en el Medio Oriente incluyendo Israel, Egipto, Emiratos Árabes Unidos y Palestina están a cinco años de cumplir sus bodas de Oro. Es así como nos remontamos a finales de la década de los 70 con el Acuerdo de Camp David. Un Acuerdo que habría de celebrarse entre Egipto, representado por su presidente Anwar Sadat; Israel representado por el Primer Ministro, Menachem Begin y Estados Unidos que actuó como promotor de las negociaciones de Paz bajo la representación del presidente Jimmy Carter.

Se le conoció como Acuerdo de Camp David porque su firma se haría en la Residencia Presidencial luego de varios días de negociación. Para aquel momento, la base de la negociación era el tema Palestino y estuvo también presente Jordania. Se hizo referencia a la forma de gobierno que habría de darse en Cisjordania y Gaza – haciendo referencia a Palestina – y en el año 1979 se firmaría una Segunda parte del Acuerdo poniendo fin a la guerra entre Egipto e Israel a través de la retirada de las fuerzas Israelíes del Desierto del Sinaí. A su vez, con el Acuerdo de Camp David se abría espacio a lo que se conocería como el “Marco para la Paz en Oriente Medio” ¿Su mayor debilidad? Que se tocó el tema palestino sin la presencia de los representantes de la Organización para la Liberación de Palestina. De hecho, para ese momento, Siria que tenía una fuerte influencia sobre el tema quería ejercer de intermediario entre la OLP y el gobierno norteamericano”.

Fue un punto a favor del gobierno estadounidense que se posicionaría como un gran diplomático y negociador, sin embargo, como todo acuerdo los efectos geopolíticos no fueron los esperados. Si bien se habló de una paz aparente, Israel con un perfil mucho más occidentalizado logró cierto equilibrio mientras que Egipto se vio aislado por parte del mundo árabe al ser considerado Sadat un traidor. Aun cuando esta negociación había logrado que el país recuperase el territorio ocupado. Sadat de hecho fue asesinado en 1981.

Te recomendamos leer también: ¿Crisis en la ONU por Irán o EEUU se está quedando solo?

Luego vendrían los Acuerdos de Oslo, conocido de esta manera porque las delegaciones que participarían en la negociación fueron recibidas por Noruega en su momento y las mismas se llevaron a cabo entre 1992 y 1993. Aquí aparecería un personaje importante Shimon Peres, en aquel momento Ministro de Relaciones Exteriores de Israel y Mahmoud Abbas en representación de la Organización para la Liberación de Palestina. Conformada por dos Acuerdos, Oslo I y Oslo II, se pretendía que Israel reconociera la autonomía de Palestina sobre Cisjordania y la Franja de Gaza mientras que la OLP renunciaría al terrorismo. Un acuerdo que comenzó con desconfianza, que costó mucho que las partes cedieran y que marcó su fracaso cuando en el año 1995 es asesinado el Primer Ministro Yitzhak Rabin y entra a escena Benjamin Netanyahu quien siempre ha sido contrario a estos acuerdos, cambiando la visión de la política exterior de Israel.

Luego a mediados de este año, Estados Unidos volvería a participar como negociador en un acuerdo histórico entre Israel y Emiratos Árabes Unidos conocido como “Los Acuerdos de Abraham”. El primer documento se presentó en enero, en agosto se negoció la próxima firma y Trump aparece como uno de los personajes mediáticos que auspició y participó en las negociaciones junto con su yerno. En estos “Acuerdos de Abraham”, Israel se ha comprometido a renunciar a sus pretensiones de anexionarse territorios de la Franja de Gaza y de Cisjordania. Pero, ya desde el punto de vista práctico lo que abre espacio este acuerdo es a la promoción de vuelos directos, visitas, libre tránsito, seguridad, telecomunicaciones, energía, tema sanitario, especialmente con la pandemia. Justamente esto es lo que ha promovido el acercamiento de Israel con Bahréin promovido por los Estados Unidos; lo que se busca con ello es normalizar el tránsito comercial – Bahréin es una monarquía constitucional, Estado Insular asiático con una gran importancia geopolítica a nivel de tránsito marítimo – no solo de bienes y servicios de consumo básico sino energético. Esto abrirá espacio para la normalización de relaciones también con Omán y Kuwait los cuales han expresado su intención de abrirse al diálogo.

¿Cuál es la importancia a nivel mundial y para Estados Unidos estos acuerdos de Paz? Recordemos que el Medio Oriente es una zona importante de conexión entre Oriente y Occidente y un importante reservorio de recursos. Cualquier conflicto existente en la zona abre espacios no solo para un desequilibrio comercial a nivel mundial – entendiendo que es la base del mercado energético – sino también es un sector sensible a la expansión del terrorismo, el tráfico de armas y dejar este sector desatendido de alguna manera promueve e impulsa la expansión de China y Rusia hacia Occidente. Desde el día uno, Trump ha hecho mención a su intención de contener el OBOR (One Belt One Road) proyecto de “integración mundial” al sistema del Gigante Asiático que incluye absolutamente todos los sectores de mercado.

A su vez, la política internacional de la “Lucha Contra el Terrorismo” sigue en pie; no ha dejado de existir. Un desequilibrio en la región del Medio Oriente solo hace que células terroristas desarticuladas encuentren espacio para volverse a armar, o aquellas operativas sigan encontrando asentamientos.

Ahora, esto ha sido una jugada temeraria también. Los Acuerdos de Paz tendrán que observarse con lupa y los países que han negociado los acuerdos deben entender que siguen estando en un territorio sensible donde países como Siria, Irán, Palestina y sus aliados los verán como traidores y afectos a Occidente y se debe entender que habrán de compactar estrategias para el interés general.

Por ahora, con este grupo de Acuerdos Internacionales donde Estados Unidos y Trump se han actuado como mediadores no es de extrañarnos que pronto se certifique como un negociador internacional – al final es más “businessman” que político y siempre lo ha sido – y posiblemente con o sin presidencia a eso se dedique en el futuro. Mas allá de ello, yo ampliaría mi espectro de visión de lo que representa la paz del Medio Oriente para el Continente Americano. No se trata de temas ideológicos, estamos hablando de que tarde o temprano se requerirá un plan global de recuperación luego de la pandemia y debemos preservar los recursos donde quiera que estén.

Únete a nuestro canal de Telegram y recibe información como estaPincha aquí 

Etiquetas

Corina Cortes

Abogada. Magister en Derecho Internacional con estudios en Relaciones Internacionales y Derechos Humanos. Analista para radio y televisión. Creadora de Agenda Mundo 2.0. Contacto: cortesinternacionalista@gmail.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar