MadridZona Blog

Emprendimiento venezolano en Madrid, empolvado por reforma cercana de Cines Yelmo

Madrid, 22 abr (Lorena Arraiz Rodríguez).- En septiembre de 2018, la contratista Elecnor S.A. comenzó una gran reforma a 100 metros de Martin’s Cake Bar: la reforma de los Cines Palafox, promovida por Yelmo Films S.L. y esto ha supuesto grandes pérdidas para la familia Martin Henriquez. Martin’s Cake Bar es un espacio pequeñito, decorado muy cuidadosamente (como sus tartas) y atendido con la misma dulzura. Lo mismo te ponen un desayuno, como una ensalada o una tarta con sabor a cocosette. La nostalgia y la alegría están siempre presentes en este rinconcito venezolano del barrio madrileño de Chamberí.

“Hemos tenido que cerrar el café varios días porque la construcción ha hecho imposible el tránsito peatonal y vehicular, de modo que la gente ya no viene como antes y se nos ha hecho imposible trabajar incluso a puerta cerrada a causa del ruido de los taladros y de los camiones de volteo lo han hecho imposible. Además, varios integrantes del equipo hemos desarrollado alergias que no teníamos y los clientes evitan transitar por la calle y por lo tanto no vienen al café”, asegura Lixmar Martin Henriquez, la encargada del local.

Lixmar es la hija de Antonia Mariela Henriquez, quien tiene más de 20 años como repostera. En 2017, ella junto a su esposo y sus tres hijos, iniciaron este emprendimiento en la capital española, que lidera Lixmar. Y en ello se ha dejado la piel desde que abrió sus puertas en agosto de 2017. El principio, como todo emprendimiento, fue muy cuesta arriba, pero con sus beneficios. “Al principio, ha tenido mucha receptividad, las tartas han gustado muchísimo y la cantidad de venezolanos que estamos acá lo ha hecho mucho más viable porque la migración nos ha enseñado a apoyarnos. Pero emprender es súper difícil porque España tiene ciertas características burocráticas que lo hacen más difícil, pero aún así, con todas las dificultades, hemos logrado salir adelante”.

Ahora el problema principal, asegura Lixmar, es que con estas reformas la constructora no está cumpliendo con la normativa, ya que, por ejemplo, no echa agua al tirar los escombros y por eso se se llena el local de polvo día tras día; o el hecho de que Chamberí es zona protegida y hay un nivel determinado de decibeles que no se puede sobrepasar, pero los taladros suenan mucho más duro, te lo aseguro. Y no somos solo nosotros, también están el resto de locales de la zona e incluso los vecinos, que están sufriendo las mismas consecuencias. De modo que nuestro llamado es a que se cumpla con la normativa y a que se incentive y se proteja a los emprendedores que de repente nos vemos envueltos en este tipo de cosas para las cuales no estamos preparados y al no ser una macro empresa, no podemos hacerle frente”.

“Si metes una denuncia, lo más probable es que será archivada”. Esa ha sido la respuesta que ha recibido Lixmar de las autoridades competentes. “Mi llamado es a las autoridades encargadas de regular este tipo de actividades, porque si bien ellos tienen licencia para la obra, nosotros también tenemos nuestra licencia, pagamos impuestos, mantenemos el local, tenemos sueldos que pagar y los gastos habituales de un emprendimiento como este y nosotros no tenemos el músculo financiero para amortizar las pérdidas que esta situación nos está ocasionando. Hay mucha propaganda de que los emprendedores mueven la economía en España, pero las autoridades son poco consecuentes con eso, ya que acabamos siendo los más afectados por este tipo de situaciones”.

“Nos dicen en el ayuntamiento que la licencia es por tres años, es decir que durante ese periodo no vamos a poder abrir como deberíamos? ¿Qué se supone que debemos hacer? ¿Cerrar hasta que terminen el Cine? Se dice fácil, pero nosotros no tenemos otro proyecto más que este”.

La familia Martin Henriquez es solo una de las muchas que han pisado tierras españolas para labrarse un futuro mejor, con esfuerzo, trabajo y muchos sacrificios. Están agradecidos con España por las oportunidades que Venezuela les negó, pero no se puede tener una doble moral con los emprendedores como Lixmar y su familia, pues las consecuencias acaban siendo frustración, quiebra y dolor.

Desde este espacio nos solidarizamos con esta familia y con todos los emprendedores venezolanos, pretendiendo ser su voz para llegar hasta donde ellos no han podido. ¿Los vamos a dejar solos?

Etiquetas

Lorena Arraiz Rodriguez

Periodista venezolana en Madrid. Asesora de Comunicación Política y Empresarial en Iberoamérica. Founder&CEO de LaEstrategiCom. Especialista en Análisis de Discurso, Argumentación, Debate, Formación de Portavoces y Media Training. Miembro del Comité Organizador Internacional de la Cumbre Mundial de Comunicación Política; del Comité de Asesores de la Asociación de Comunicación Política de España (ACOP) y de la Asociación de Periodistas Venezolanos en España.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar