OpiniónZona Blog

El mundo y los mercados después del COVID-19

Madrid, 18 abr.- Sin lugar a dudas estamos viviendo momentos complicados y de incertidumbre, no solo a nivel de salud. El confinamiento está trayendo consigo numerosas interrogantes personales en todo el mundo, sobre todo profesionales. ¿Qué pasará con mi empleo? ¿Qué voy a hacer? Un movimiento súper creativo a través de las redes sociales, donde millones de usuarios están adaptando sus servicios a esta nueva realidad, ya sea ofreciendo asesorías online, tutoriales o se han adentrado al mundo del delivery. Vienen grandes retos para las empresas y es el momento de replantearse nuevas oportunidades.

Trataremos de abordar el futuro que nos espera desde el punto de vista de la transformación y confiemos que todos sepamos adaptarnos a esa realidad con éxito y expansión.

El distanciamiento social 

La regla es permanecer separados en una línea de dos metros y se cree será hasta el 2022. ¿Dónde quedan los servicios? ¿Qué vamos a hacer si ni siquiera podemos estar en contacto? Y es aquí donde entran en juego la creatividad y las altas tecnologías.

Un producto cuya demanda irá en alza y sobre el cual las empresas de todo el mundo tienen que trabajar desde ya es el Dron. Pasará a ser un producto de primera necesidad especialmente en los sectores de servicios como los restaurantes, y es que con el distanciamiento social es muy difícil que se tenga un servicio experiencial donde el mesonero/camarero vaya a nuestra mesa, así que nos tendremos que reinventar. ¿No es creíble? Pues resulta que ya hay un restaurante en Singapur llamado Timbre Group que está utilizando drones para entregar la comida. De acuerdo a la revista International Business Trade esto le incrementó la productividad a un 25% al mismo.

En China el grupo Restaurantero Robot.He las órdenes se hacen a través de una aplicación telefónica y la comida se distribuye a través de robots. Este concepto forma parte del más importante gigante de comercio electrónico de China conocido como Alibaba. Y no solo ellos, Londres, Nueva York, e incluso en España ya el concepto nacía el año pasado, solo que había un obstáculo que vencer. ¿Cómo se convence a un comensal que está esperando vivir la experiencia, que le gusta ser atendido por una persona? Lo que antes representaba una exigencia en cuanto a calidad, impecabilidad, presencia, ahora es un lujo. Se tendrá miedo y resistencia al contacto humano, por lo cual esto nos dará un respiro.

Para los dueños de restaurantes esto es una medida productiva con una inversión de una sola vez, eliminación del salario y no tener que crear dos o tres turnos porque los robots no necesitan descansar. Los invito a que vean el artículo de El Economista.es del año 18 de marzo de 2019 llamado “Ya es una realidad: robots para sustituir a los camareros en restaurantes”. El uso de drones será una alternativa para las empresas de vigilancia, para las de delivery e incluso para remontar un nuevo servicio de “turismo virtual” o “recorridos virtuales” mientras se recupera la economía. Pero, espera ¿Acaso esto ya no existía? Pues ¡Claro que sí!  Solo que los consumidores no eran masivos; se veía en el mundo como un producto de lujo o no completo.

El marketing experiencial ¿virtual? ¿De lujo? ¿Compulsivo? Esto nos lleva al sector turístico. Sí, habrá una caída del mercado turístico y tardará en repuntar en el mundo, pero este será el mercado más demandado a partir del 2021 y las empresas deberán adaptarse a su nueva realidad, abriendo espacios con nuevos servicios porque si bien en la actualidad habrá restricciones, apenas nos den luz verde no mediremos precios, ni destinos ni cuánto podamos invertir porque será una inversión de verdad. En el mundo se repuntarán las agencias de viajes virtuales, pero lo que sí cambiará es la cadena logística del servicio. Las empresas tendrán que adaptarse a nuevas modalidades de crédito, a pagos a largo plazo y sobrevivirá aquella que esté dispuesta a ofrecerles a esos clientes que están recuperando su vida también la oportunidad de repensar la forma de invertir.

Lo mismo sucederá en el ámbito de la educación y el entrenamiento. Aunque esto ya es una práctica muy extendida con las universidades virtuales y la formación virtual, aquí el tema no será el consumidor sino las propias instituciones que se verán en la necesidad y será una gran oportunidad de ampliar su plantilla de formadores y su radio de acción.

Esto replanteará el perfil profesional que pueda ofrecer esos servicios, y valdrá no solo el conocimiento sino otras habilidades como las nuevas tecnologías, la comunicación y la capacidad de transmisión del mensaje, los idiomas y la creatividad. Se observarán alianzas estratégicas a lo largo y ancho del planeta y esto también podrá ser una oportunidad para el pequeño y mediano empresario que siente de pronto que lo “local” le puede generar pérdidas después de esta crisis de salud mundial.

El tema de la telemedicina también ya está siendo aplicada, aunque a través de Instagram y otras plataformas, hemos estado observando cómo profesionales del área de salud, especialmente nutrición, psicología, psicoterapia, coaching y asesoría ya ofrecían sus servicios y los estaban promoviendo. En este caso, la transformación ha de ser por parte de las generaciones más tradicionales y también con este perfil de consumidor que todavía no cree en la tecnología. A estos últimos tendrán que entender que no están de primeros en la lista y deberán esperar. Aun así, jamás podrá ser sustituido el contacto directo, pero esto ya sería para disciplinas más específicas y temas de salud de atención directa. Pero la medicina general, medicina familiar, medicina asistencial no requerirá la presencia del médico in situ.

La venta piramidal y su gran oportunidad: Herbalife, YesYouCan, Forex, mercados de inversiones, lo que durante tanto tiempo ha venido haciendo su trabajo se va a repuntar. La venta piramidal a lo largo de la historia se ha sabido vender desde esta visión “empresario” “desde tu casa” “sin horario” “liderazgo” “todos somos uno” lo que repuntará a este mercado es precisamente la forma en la cual tantos países han estado manejando su economía o los planes de recuperación por venir. La sensación es que la gente perderá su empleo, otros entrarán en paro, otros en un sistema de pensiones especiales y aun cuando haya una renta vitalicia como en el caso de España, la tendencia será complementar el ingreso. Lo importante en este caso será que el consumidor no pierda la perspectiva de que todo representa una inversión y un riesgo.

Te recomendamos también leer La vida después del COVID-19

El caso es que, como podemos observar, realmente lo que va a cambiar en ciertos sectores es la forma cómo se manejará la oferta. Tendremos que adaptarnos como consumidores, pero las empresas también tendrán que adaptarse a nosotros, ya no solo a nivel de la transformación del producto sino la propia distribución. Lo que sí cesará es la inmediatez, el pago desde ya, la reserva de 24 horas en todo. Así como hemos tenido que aprender desde la paciencia, nuestros mercados tendrán que hacer lo mismo.

En la siguiente entrega hablaremos de las grandes fuerzas de los mercados y los empleos del futuro.

Únete a nuestro canal de Telegram y recibe información como estaPincha aquí 

Etiquetas

Corina Cortes

Abogada. Magister en Derecho Internacional con estudios en Relaciones Internacionales y Derechos Humanos. Analista para radio y televisión. Creadora de Agenda Mundo 2.0. Contacto: cortesinternacionalista@gmail.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: