Opinión

Derechos de menores migrantes no acompañados y el caso Venezuela

La decisión del tribunal de Trinidad y Tobago en relación a los 16 niños venezolanos deportados.

Madrid, 26 dic.- Una victoria legal para este grupo de venezolanos, los cuales habían sido deportados irregularmente a finales de noviembre pasado por Trinidad y Tobago, permaneciendo extraviados en altamar por horas hasta que finalmente un tribunal de Trinidad y Tobago decidió que los mismos no pueden ser deportados, permanecerán en la isla y deberán ser reunidos con su familia.

Apenas estamos viendo la punta del iceberg en relación a esta historia ya que lamentablemente las informaciones suelen no coincidir, debido a políticas de información y de notificación de la isla prácticamente imposible de contrastar y porque apenas estamos escribiendo los primeros capítulos de una historia que quedará para la posteridad. La historia migratoria venezolana.

El análisis del tema ya de por sí es bastante complicado y resulta mucho más complicado aun cuando quienes están involucrados son los niños, niñas y adolescentes. Los menores como grupo vulnerable, como destinatarios de protecciones especiales y como los que deberían trazar el camino para futuras generaciones. Es por ello que vale la pena valorar por qué Trinidad y Tobago luego de todas las acciones que ha tomado últimamente ha bajado la guardia y ha mostrado otro matiz cuando se ha tratado de estos 16 menores deportados.

Inicialmente cabe destacar que no significa que la mano dura que ha aplicado la isla en los últimos meses ha cesado. De hecho, con respecto a come implementará su política migratoria para el 2021 está por verse y dependerá de múltiples factores incluyendo el tema de que es aliado de la administración venezolana. Lo que sí, es que Trinidad no puede desentenderse del tema de los menores migrantes no acompañados y su regulación internacional.

Te recomendamos leer también: Declaración conjunta de apoyo al cambio en Venezuela

¿Qué es un menor migrante no acompañado?

La migración infantil no acompañada hace referencia a todo aquel menor de edad que decide desplazarse de la frontera de su país para dirigirse a otro estado sin la compañía de un adulto que sea su representante legal. Las siglas para reconocer a estos menores no acompañados es MENA. De acuerdo al Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU para el año 2019 la cifra de los menores migrantes era de 30,9 millones representando el 11,4% de la población migrante total y el 5,1% de la población mundial total. Los datos del año 2020 no han sido publicados, pero no cabe duda de que se ha elevado exponencialmente considerando la situación de la crisis de salud y económica que se está viviendo en la actualidad.

¿Existe protección especial para el menor migrante no acompañado?

La base fundamental de la protección del menor ante cualquier circunstancia la encontramos en el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos en su Artículo 24 que establece que … “Todo niño tiene derecho, sin discriminación alguna por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, origen nacional o social, posición económica o nacimiento, a las medidas de protección que su condición de menor requiere, tanto por parte de su familia como de la sociedad y del Estado”… por lo tanto, entendiendo que la migración es una condición de extrema vulnerabilidad no hay discusión en cuanto a las medidas que cualquier Estado debe tomar para proteger a ese menor, muy especialmente si se encuentra no acompañado ya que los riesgos son aun mayores.

Sin embargo, no será solo este Pacto quien protege a los menores. La Convención Interamericana de los Derechos del Niño cuenta con Cuatro 4 Principios Rectores como son la no discriminación; el interés superior del niño y la niña; el respeto al derecho a la vida, la supervivencia y el desarrollo y la garantía de poder participar de manera efectiva en el proceso que le involucra escuchando su opinión y reconociendo y respetando su testimonio.

Menores migrantes no acompañados y buenas prácticas

También existe un Manual de Buenas Prácticas que fue aprobado en el año 2004 en Europa respecto a estos menores migrantes no acompañados pero que sirve de referencia a otras naciones y a otros casos análogos. Este Manual va mas allá y expone que se tienen que valorar las condicione en las cuales está llegando este menor al territorio de un estado y de ser procedente reconocerle su condición de refugiado no tomando como una consideración importante el que se encuentre con un representante legal en ese momento o no. ¿La razón? Los diferentes peligros a los cuales se enfrenta este menor cuando no se encuentra bajo la custodia de sus padres o representantes legales. Riesgo de sufrir de violencia física, sexual, emocional y psicológica; susceptibilidad de ser sujeto de tráfico; susceptibilidad de ser reclutado por grupos irregulares o por crimen organizado; pérdida de identidad y vulneración de condiciones básicas de salud y nutrición.

Por lo tanto, entendiendo que todos los estados de la comunidad internacional y especialmente aquellos que han sido signatario de instrumento de protección y promoción de los Derechos Humanos han de seguir los lineamientos del amparo internacional. De no hacerlo, colocar a un menor en un mayor riesgo de vulnerabilidad al ya existente no puede desencadenar en otra cosa que el repudio internacional, el escarnio de los organismos de defensa y reconocimiento de los derechos humanos y el inicio de medidas destinadas a reparar el inmenso daño que se continuaría causando.

El Estado está para servir y proteger y sus políticas deben estar encaminadas a otorgarle a la población que se encuentra en su territorio la mayor paz y estabilidad posible, especialmente si se trata de grupos vulnerables como son los menores venezolanos en la actualidad.

Únete a nuestro canal de Telegram y recibe información como estaPincha aquí 

Corina Cortes

Abogada. Magister en Derecho Internacional con estudios en Relaciones Internacionales y Derechos Humanos. Analista para radio y televisión. Creadora de Agenda Mundo 2.0. Contacto: cortesinternacionalista@gmail.com
Botón volver arriba