Emprendedores

Carlos Arturo, el chamo venezolano que arregla las motos en Madrid

Madrid, 4 feb.- Entusiasta, optimista, positivo, disfruta de su trabajo, su talento para la mecánica lo define como su pasión, a Venezuela la lleva en su corazón “¡Hola, buenos días! – Ya va mi pana que estoy arreglando este bote de aceite, dame un chancecito”, nos responde con su acento caraqueño, pero es que así es Carlos Arturo, el chamo venezolano que arregla las motos en Madrid.

Carlos Arturo Morales Senges, un venezolano que llegó a España hace dos años y medio, que sigue fiel a sus principios, entusiasmado con lo que hace, “claro el servicio es lo primero”, se toma su tiempo para atendernos y demostrarnos que es otro venezolano que deja en lo más alto nuestra bandera, nuestra Venezuela.

Este caraqueño, de 35 años de edad, hace seis meses emprendió un negocio junto a su cuñado, Taller Moto Motor, ubicado calle de Antonio Palomino, 1, poco a poco ha ido ganando su espacio y ya es reconocido como el mecánico venezolano en Chamberí, una zona de Madrid. “La idea surgió gracias a mi cuñado, el esposo de mi hermana, él quería montar un negocio y bueno le planteé la idea gracias a mi experiencia en la mecánica, así surgió lo del taller y se hizo realidad Moto Motor bastante pronto”, nos dice muy orgulloso.

Preparación en la mecánica

La curiosidad por los carros y las motos llevó a Carlos a introducirse en el mundo de la mecánica “desde siempre me daba curiosidad por la mecánica como tal”. Para lograr su pasión se preparó e hizo un curso en Atema (Academia Técnica de Mecánica Automotriz) en Colinas de Bello Monte, Caracas, ahí conoció el oficio. “Cuando comencé en ello vi que me gustó tanto, que a partir de ese momento nunca dejé de hacer mecánica”.

Al llegar a España sabía que tendría que seguir preparándose así que hizo en un curso en Aquinuve, un centro de formación ubicado en Fuenlabrada, Madrid, especializado en la reparación de coches (carros) y motocicletas (motos), donde decidió especializarse en motos. “Tuve la oportunidad de seguir aprendiendo en Aquinuve, gracias a mi dedicación, los profesores me permitieron dar algunas clases, lo recomiendo”.

A Carlos, quien es TSU en Tecnología Automotriz, todavía lo llaman desde Venezuela para ver si puede “arreglar algunas fallitas” y cuenta como anécdota que le mandan mensajes, vídeos y audios de las fallas. “Intento ayudarlos en la medida de lo posible porque a tantos kilómetros de distancia es muy difícil, pero siempre con algún consejo los ayudo”.

Experiencia en Venezuela

Carlos, como muchos venezolanos, vio cómo su visión de futuro tuvo que cambiar debido a la crisis sociopolítica que originó el régimen en Venezuela. Él nos asegura que trabajó en el Metro de Caracas en la unidad de vehículos especiales, unidad de maquinaria pesada y vías férreas. “En ese campo eran los vehículos biviales, los vehículos que van tanto en la vía férrea como en la carretera, yo era mecánico y operador. La verdad que cuando yo ingresé al Metro de Caracas yo pensé que ese iba a ser mi trabajo perenne”.

El Metro de Caracas fue una de las mejores empresas en Venezuela, “anteriormente era una de las empresas mejor pagadas, de las que mejor trataba a sus empleados en Venezuela y, por ende, yo dije nada ahí me jubilo”.  Sin embargo, “la empresa ya decayó ,la agarró el gobierno”.

Pendiente de Venezuela

Venezuela está a la espera de una transición, Carlos sabe, lo saben todos los venezolanos que están fuera de su país. Como cualquier enamorado de su tierra está a la espera del cambio, “pronto llegará, estamos muy cerca”. Se emociona al hablar de ella, respira, toma su tiempo y agrega “todos los días extraño a mi país, porque Venezuela ha sido bendecida en tanto que es imposible no extrañarla”.

Este humilde y orgulloso mecánico está a la disposición de cualquier venezolano que necesita de algún consejo, su taller está abierto para atenderlos, aconsejarlos y hasta orientarlos si también les gusta este oficio, eso sí siempre y cuando tenga un “chancecito libre”. “Sé que es difícil estar lejos de su gente y de su tierra, pero sí podemos lograr nuestros sueños”.

Carlos es uno de los miles de chamos venezolanos que están por estos lados dando lo mejor de sí, trabajando y luchando, los verdaderos embajadores de Venezuela, nuestra gente. “Mucha fuerza y mucha fe que pronto todos los que estamos afuera volveremos para ser un mejor país”.

Etiquetas

Carlos Luis Rodriguez

Periodista venezolano en Madrid, Máster en Dirección y Administración de Empresas, con 15 años de experiencia en Venezuela, Estados Unidos y España en las áreas de Producción Audiovisual, Edición y Redacción de Prensa. Fundador de Háblame24 y miembro de la Asociación de Periodistas venezolanos en España.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba