Deportes

Brasil se mete en la final de la Copa América y frustra nuevamente a Messi

Belo Horizonte, 3 jul.- Bendecido por Jesús, Brasil se colocó el martes en la final de la Copa América tras vencer por 2-0 en Belo Horizonte a una aguerrida Argentina, que con esta derrota prolonga su eterno eclipse de triunfos y ensombrece el cielo de Lionel Messi.

El estadio Mineirao, en Belo Horizonte, fue escenario de una batalla sin cuartel. La Canarinha de Tite hizo respetar casa y honor con inspirado Gabriel Jesús que abrió el marcador a los 19 minutos. Sería el atacante del Manchester City quien habilitaría después a los 71 minutos a Roberto Firmino, que sentenció el duelo.

Brasil se verá el domingo en el Maracaná con el vencedor del duelo entre Chile y Perú este miércoles en Porto Alegre, mientras que Argentina jugará un día antes por el tercer puesto en Sao Paulo.

El seleccionador brasileño Tite destacó el aspecto mental de su equipo: “Un gran equipo está hecho con la mentalidad de sus atletas. El cuerpo solo responde a mentes fuertes. En medio de presión, de expectativas altas, de reclamos del técnico”.

Dani Alves y Gabriel Jesus decisivos

Gabriel Jesús contó con la complicidad de un iluminado Dani Alves, que acabó con mediocampo y defensa para habilitar a sus compañeros y participar de los ataques, mientras Philippe Coutinho y Arthur desactivaban las bombas y contenían el ataque rival.

“Vi en mi cabeza que iba a marcar. No lo digo porque hice el gol. Las otras veces no dije eso. Vine muy confiado (…) y conseguí hacer el gol en una bella jugada de equipo. Firmino me pudo encontrar muy bien”, declaró Gabriel Jesús, el héroe de la victoria.

La Albiceleste del novel DT Lionel Scaloni tuvo dos clarísimas: un cabezazo al travesaño de Sergio Agüero y un monumental mágico tiro libre de su máxima estrella, Messi, que fue capturado en el ángulo por el golero Alisson.

“Perder de esta manera es injusto en cuanto al juego, pasó Brasil y los felicitamos, pero para Argentina es un golpe menos duro por el hecho que o dejamos todo y jugamos contra una selección grande”, se lamentó Scaloni en la conferencia de prensa postpartido.

En el Mineirao, aquel estadio en donde la sangre de Brasil fue derramada en 2014 con el 7-1 a Alemania, la Canarinha avisa que no aceptará otro vejamen más.

Ya le ganó allí a Argentina en 2016 en partido de las eliminatorias sudamericanas para Rusia-2018 por 3-0 y hoy lo vuelve a hacer, en medio de los gritos de “olé, olé de su tan bipolar ‘torcida’, que la ama en los triunfos pero que la desprecia en las derrotas.

Pese a la derrota y a una nueva desilusión con a Albiceleste, Messi reiteró que seguirá “ayudando” a la selección argentina: “Si tengo que ayudar desde algún lado, lo voy a hacer. Me sentí muy bien con este grupo”.

Messi consideró que la Albiceleste no mereció la derrota y se mostró muy crítico con el árbitro, el ecuatoriano Roddy Zambrano: “Se cansaron de cobrar boludeces en esta Copa y hoy no fueron nunca al VAR. (…)Son jugadas que te van sacando del partido porque ves que el árbitro no está siendo justo”.

Háblame24

Periódico digital venezolano en Madrid.
Botón volver arriba