Opinión

Bolivia anuncia su adhesión al Grupo de Lima

La noticia fue en cierto modo una sorpresa ya que hasta ahora los ojos del mundo se encontraban puestos era más que nada en el proceso político social que se estaba viviendo. Además, uno de los compromisos asumidos por parte de la presidenta interina boliviana era que se activarían todos los mecanismos para convocar a nuevas elecciones luego de la renuncia de Evo Morales. Pero la decisión no se hizo esperar y ha sido una estrategia acertada y efectiva aprovechando las circunstancias y escenario que se están viviendo.

El comunicado de la adhesión de Bolivia al Grupo de Lima fue confirmado por el Ministro de Relaciones Exteriores desde Lima. Un comunicado corto pero firme que expone que… “El Ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia comunica el ingreso de Bolivia al Grupo de Lima. Así Bolivia contribuirá a lograr una solución pacífica, democrática y constitucional a la crisis en Venezuela, que debe ser guiada por el pueblo venezolano”… Posteriormente a ello, el Ministro de Relaciones Exteriores de Perú publicó un comunicado de prensa a través del cual expresaba su beneplácito en cuanto a la incorporación del país suramericano al Grupo Internacional. En el mismo se podía leer… “En su calidad de coordinador del Grupo de Lima y en nombre de los Estados que lo integran, el Ministro de Relaciones Exteriores del Perú expresó, en una comunicación dirigida a la Canciller boliviana, la satisfacción de incorporar a Bolivia en los trabajos del Grupo, que tiene el objetivo de contribuir a lograr una solución pacífica, democrática y constitucional a la crisis en Venezuela, conducida por los propios venezolanos, a través de elecciones presidenciales libres, justas y transparentes; así como a apoyar la urgente atención de la situación humanitaria”

Obviamente, las reacciones no se dejaron esperar, pero como siempre, nos toca valorar la realidad y los diferentes escenarios que se pueden presentar.

¿Por qué se incorpora Bolivia al grupo de Lima?

Bolivia ha sido uno de los países que ha estado más cerca de la “Revolución Bolivariana”; Evo Morales y Hugo Chávez eran amigos cercanos y la relación entre Morales y el actual mandatario venezolano, Nicolás Maduro se reconoce como estrecha; quizás no una amistad como con Chávez, pero han sido aliados a lo largo de estos 6 años y Bolivia le ha dado apoyo al gobierno venezolano a nivel bilateral y cuando se han planteado acciones dentro de los organismos internacionales, evitando así que llegasen a prosperar medidas que hubiesen servido para ejercer presión hacia el país latinoamericano y procurar un cambio de las condiciones que se encuentra viviendo en los actuales momentos.

Sin embargo, con todo lo vivido en los últimos meses, el descubrimiento del Fraude Electoral, la salida de Evo Morales del país e incluso la orden de Captura por parte del gobierno boliviano, el escenario ha cambiado radicalmente permitiendo a Bolivia enviar un mensaje contundente… “se separa de manera radical de cualquier visión ideológica, estrategia o alianza con Venezuela. Bolivia quiere volver a empezar”… Si está correcto o no, o si será permanente es otra historia. Lo que sí, es que el gobierno interino no ha querido darle largas y ha preferido dar ese paso antes de que haya nuevas elecciones permitiendo así que, independientemente de los resultados, se sume un nuevo miembro a este grupo internacional.

¿Se cierra el muro alrededor de Venezuela?

El ingreso de Bolivia al Grupo de Lima visto desde la superficie realmente no tiene una repercusión tan delicada como puede ser otro país especialmente tomando en cuenta que dentro del mismo se encuentran Canadá, Brasil y Colombia, pero podría aportar datos y dar información acerca de eventos que han sucedido en el país y que podrían comprometer a la administración. Recordemos que, así como existe un cerco político en la actualidad conformado por varios países del continente americano, muchos de ellos aún se encuentran enfrentando episodios oscuros de malversación de fondos, fuga de divisas, corrupción y crimen organizado y habría que ver hasta qué punto cada uno de ellos está dispuesto a comprometerse.

Es más, así como Bolivia ingresó al grupo de Lima no debemos olvidar que este mismo año y posterior al triunfo de Andrés Manuel López Obrador, sería México quien se negaría a participar, que no sabemos que podría suceder con Chile si la situación con Piñera continúa y, que si bien Alberto Fernández, presidente de Argentina ha indicado que el peronismo ha vuelto al gobierno y la vicepresidenta Cristina Fernández tiene un claro afecto hacia la revolución bolivariana, su gobierno no pretende retirarse… “por los momentos”… pero esto puede cambiar de un día para otro.

Yo diría que ese es una de las grandes debilidades del Grupo de Lima como tal. Que es una instancia multilateral que se encarga de observar la situación venezolana y que pretende cooperar con una salida pacífica y la celebración de elecciones libres, pero más allá de eso no es resolutiva, ni vinculante, ni una entidad jurídica y los miembros pueden entrar, salir, reunirse o negarse a reunirse de acuerdo a su voluntad lo que representaría que depende directamente no de la gestión de estado sino de la ideología de estado.

De hecho, hasta ahora, ninguno de sus miembros se ha comprometido a realizar una acción conjunta sobre Venezuela, sino que cada uno ha tomado las medidas que ha considerado más conveniente.

¿Y cómo reaccionó Venezuela?

Factores de oposición lo celebraron, pero han insistido de que se requiere mayor contundencia desde la comunidad internacional y hacen un llamado a la acción – cosa que, insisto, no es tan simple. Pareciera que nos hemos quedado con los recuerdos de eventos como los de Irak, Libia, Egipto y algunos países del Medio Oriente cuando solamente hemos recibido la noticia y no nos sabemos los entretelones que son los que realmente condujeron hacia las diferentes guerras que se han estado viviendo alrededor del mundo.

También en cuanto al apoyo de Bolivia y reconocimiento a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, se tiene que esperar para saber cuáles son las acciones que realizará el gobierno boliviano para ratificar ese reconocimiento así que por los momentos no se tiene nada claro salvo su apoyo en la distancia.

¿Y el gobierno de Nicolás Maduro reaccionó?

Hasta ahora, desde el Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Exteriores no ha habido comunicado alguno, pero si se pudo leer un Twitter de Jorge Arreaza. Pero el mismo no tiene contenido alguno de hecho no guarda ningún sentido con lo sucedido. El mensaje expone lo siguiente… “Aquí se le ven todas las costuras al Grupo (cartel) de Lima. Los supuestos y enconados defensores de las democracias y los DDHH han reprimido a sus pueblos salvajemente y ahora incorporan en sus filas a una dictadura fascista, racista, producto de un golpe de Estado sangriento”… Esto me llama poderosamente la atención porque últimamente, pareciera que el gobierno venezolano se ha dedicado solamente a hablar de injerencia, de rechazar acusaciones y de llamar fascistas a todo aquél que está en su contra.

¿Será que esta vez, sí se están quedando sin ideas?

Etiquetas

Corina Cortes

Abogada. Magister en Derecho Internacional con estudios en Relaciones Internacionales y Derechos Humanos. Analista para radio y televisión. Creadora de Agenda Mundo 2.0. Contacto: cortesinternacionalista@gmail.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba