OpiniónZona Blog

Arreglen la casa para Bachelet

What do you know? this house is falling apart
What can I say? this house is falling apart
We got no money, but we got heart…
Walk the Moon

Cuando invitamos a alguna persona a nuestra casa con motivo de una ocasión especial, no solo hacemos el esfuerzo de que todo esté en su sitio, sino que luzca lo mejor posible. Si a pesar de eso, no nos da tiempo de poner todo en orden, evitamos mostrarle a ese invitado aquellas áreas de la casa que no se encuentren apropiadamente presentables.

En momentos turbulentos y de incertidumbre, el gobierno de Nicolás Maduro invitó a Venezuela a la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Aun cuando el propósito de la visita de Michelle Bachelet sea el de “constatar” lo que allí ocurre, ella conoce muy bien y de antemano la realidad, sin necesidad de pisar suelo venezolano.

A pesar de eso, las circunstancias y su cargo ameritan su visita, de hecho, los entendidos en la materia afirman que su sola presencia en el país es un reconocimiento a la grave situación de violación de esos derechos humanos que como Comisionada debe defender. De sus informes, oral y escrito, la comunidad internacional tendrá a la mano una vez más una fotografía de lo que ocurre en un país que está todos los días en las primeras páginas de los noticieros en el mundo entero.

Para poder lograr esa objetividad, cuestionada por muchos, deberá reunirse con todos los sectores del país, pero ¿será así?. También tendrá que visitar hospitales y prisiones, ¿lo hará?,¿se lo permitirán?. En caso contrario, ¿lo exigirá?. ¿Le mostrarán todas las habitaciones de la vivienda o solo aquellas que estén arregladas? ¿Conversará con todos los que la habitan?. En fin, son algunas de las interrogantes a una visita que muchos ven con desconfianza por el afecto mismo que la visitante profesa por la izquierda latinoamericana.

Con meses de antelación para preparar la casa ante esta anunciada visita veremos si, como profesan algunos, el informe dejará en evidencia al régimen como responsable directo de la crisis venezolana o, por el contrario, culpará a factores externos como el bloqueo económico-comercial de los norteamericanos. Pasarán solo unos días después de su partida para que Bachelet dé su informe oral pautado para finales de junio.

Ahora bien, aún con un reporte certero y objetivo, ¿qué puede hacer la ONU?. Más allá de las peroratas de sus voceros mostrando genuina preocupación por la situación país, pareciera que no pudieran hacer más que seguir presionando por una salida pacífica. Así las cosas, pasa el tiempo y la casa, nuestra casa, a pesar de todas las buenas intenciones, propias y ajenas, se sigue cayendo a pedazos…

Etiquetas

Jacobo Dib

Médico venezolano. Experto en Historia de Venezuela. Articulista ocasional en antiguos periódicos como: El Universal, El Diario de Caracas, El Globo, El Mundo.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar