Comunidad

Antonio Ledezma: La educación es el petróleo que no se agotará jamás

Madrid, 15 jun (Por Gerónimo Figueroa Figuera).- El alcalde metropolitano de Caracas en el exilio en España, Antonio Ledezma, considera que para terminar con la crisis humanitaria primero hay que salir de “la piedra de tranca” que es Maduro como usurpador y pide Guaidó designar un canciller que esté comprometido con sus estrategias y que los embajadores designados por la Asamblea Nacional informen a los gobiernos de los países de América Latina sobre la tragedia en Venezuela   para justificar la aplicación de los artículos 6 y 8 del TIAR.

Afirma que ya nadie debe dudar que “la educación es el petróleo que no se agotará jamás” y hay que dejar atrás ese modelo que coloca a la educación como “la Cenicienta”, valorando al maestro como el servidor público de mayor significación del país y que la crisis enseñó que no hay riqueza fácil, que eso del Maná se acabó y que las riquezas se forjan con trabajo.

Asegura que Venezuela tiene mucho futuro promisorio pero para eso hay que incorporarla progresivamente a la economía del conocimiento porque sin avances científicos y tecnológicos no habrá éxitos. Por lo tanto, hay que desarrollar el turismo, los polos farmacéuticos y petroquímicos. Pero todo eso será exitoso una vez se clausure este ciclo signado por la arbitrariedad porque se asimiló la lección “que sin instituciones sólidas no funciona ningún país por más petróleo que tenga”.

¿Después de lo que ustedes llaman usurpación que viene?

 R.– Lo primero es salir de “la piedra de tranca”, remover el obstáculo, limpiar el camino de barricadas y eso se logrará sacando a Maduro del poder que usurpa. La urgencia es salir de la narcotiranía primero. Lo demás es posible. No digo que será “pan comido”. No, para nada. Pero sí hay futuro, porque Venezuela tiene muchos recursos, de todo orden, humanos y minerales, y ahora se suman las lecciones que deja esta crisis.

¿Como hacer para dejar atrás lo que califican como estado rentista y populista?

R.– Aprendimos que no hay riqueza fácil, que eso del Maná se acabó. Que las riquezas se forjan con trabajo. Asimilamos la enseñanza de que sin instituciones sólidas no funciona ningún país, por más petróleo que tenga. Por eso una misión urgente es levantar las columnas del Estado y sus entes fundamentales. Ya nadie debe dudar que “la educación es el petróleo que no se agotará jamás”. Por eso hay que dejar atrás ese modelo que coloca a la educación como “la Cenicienta”. Alumnos bajo un sistema de calidad y maestros calificados como el servidor público de mayor significación del país. Debe calificarse como delito que se permita que un solo niño venezolano no disfrute de cobertura escolar.

¿Cómo hacer para blindar ese nuevo estado que nacería después de era chavista?

 R.– Un proyecto de Estado, no de “gobierno” circunstancial, sino uno que responda a una visión compartida de mayor alcance. Con líneas esenciales que no varíen, aunque cambien los gobiernos. Con asignaciones fijas del PIB en el presupuesto para inversiones estratégicas en educación y salud.

¿Cómo enfrentaran la inmensa deuda pública que tiene el Estado venezolano?

 R.– Hay que hacer una audaz renegociación de la deuda pública y como modelo está la tarea ejemplar que en ese sentido cumplió Miguel Rodríguez en 1989, él logró una ventajosa renegociación para los intereses de la nación. Detener el déficit fiscal aprobando una ley que evite endeudamientos indiscriminados, disciplinando el gasto público sin afectar inversiones en educación y salud; parar “en seco” esa hemorragia de la devaluación de nuestro signo  monetario, para ese objetivo es menester rehabilitar el Banco Central de Venezuela, hundido en el desprestigio de ser visto como “un casino financiero”. También hay que enfrentar la inflación con políticas eficaces, que no es la monetización del déficit, a la par de crear empleos con salarios justos.

Según informaciones de la OPEP, PDVSA sólo estaría produciendo 500 mil barriles diarios de crudo. ¿Cómo harán para recuperar la industria petrolera y el resto de las empresas básicas?

 R.– Hay que dotar a Venezuela de una Agencia Nacional de Hidrocarburos que recupere nuestras instalaciones petroleras, que se abra a las inversiones internacionales y apunte al incremento de la producción. Lo mismo hay que hacer con las empresas de la CVG. Con populismo y demagogia no servirán de nada ni el hierro, ni el acero, ni la bauxita, ni el aluminio. Soy partidario de un modelo de economía solidaria de mercado, con garantías plenas del derecho de propiedad y una amplia apertura a las inversiones propias e internacionales.

P.– Siempre se habla de sembrar el petróleo pero nunca lo hacen realidad y por eso las crisis económicas ¿cuándo suben y bajan los precios?

 R.– Iniciar una estrategia de “siembra y cosecha” en Venezuela. Censo de tierras, ordenar estudios para saber ¿qué podemos sembrar y para que esos cultivos? Regular la titularidad, garantizar semillas certificadas, fertilizantes, pesticidas, herbicidas, créditos oportunos, riego, iluminación y seguridad. Retomar las buenas experiencias de las razas Carora y Limonero en el campo ganadero, con ensayos de doble propósito: leche y carne. Lo mismo con las empresas avícolas y porcinas. Garantizar seguridad jurídica y personal para todos los trabajadores agropecuarios.

¿Cómo enfrentarán la crisis de los servicios públicos ?

 R.– Un plan de recuperación de la infraestructura: carreteras, autopistas, acueductos, sistema eléctrico y de riegos, silos, puertos, aeropuertos, escuelas, universidades, hospitales y ambulatorios. Sin corrupción y usando lo mejor de nuestro talento humano.

Según la FAO de la ONU la crisis humanitaria que se vive en Venezuela es una de las más grandes que hasta ahora se ha conocido. ¿Cómo harán para desmontarla?

R.– Combatir la hambruna, las endemias y las bandas criminales, ameritará, una emergencia nacional. Sobre estos tres puntos anteriores, cabe advertir, que serán de ALTA PRIORIDAD para un gobierno de transición. Será indispensable una política de apoyo con subsidios directos y universalmente adjudicados, mientras se cierra esa brecha de crisis compleja humanitaria.

Hasta los momentos hemos hablado sobre como resolver la crisis. ¿Qué tienen en agenda para que el progreso avance y no se detenga ?.  

 R.– Progresivamente debemos incorporarnos a la economía del conocimiento. Sin avances científicos y tecnológicos no tendremos éxitos en ningún desafío que asumamos. Por supuesto que desarrollaremos el turismo y construiremos nuestros polos farmacéuticos y petroquímicos. Si sabemos aprovechar nuestras universidades y tecnológicos, tendremos una excelente plataforma para apuntalar investigaciones, por ejemplo en petroquímicos, fármacos, nanotecnología, cruces genéticos en reinos animal y vegetal y en las áreas mineras.

Según Acnur de la ONU mas de cinco millones de personas han salido de Venezuela para otros países. ¿Qué programas implementarán para que regresen ?.

 R.– Reunificar al país, el retorno de la diáspora será glorioso. Asegurarnos de que se haga justicia, sin ella “no habrá nunca paz”.  Lis que emigran pasan penurias al mismo tiempo que adquieren conocimientos y destrezas que los potencian como personas con habilidades que serán claves y estrategias para la recuperación del país.

¿Cómo hacer para restablecer los valores en la sociedad venezolana?

R.– Partir de la premisa de que necesitaremos mucha familia, familia y más familia. La lucha contra la amoralidad será descomunal. Esa es la crisis más severa que tendremos por delante.  Además, como señalé anteriormente, con una educación de calidad como política de Estado,  Venezuela dará el gran salto al desarrollo humano, social y económico.

¿El próximo gobierno será excluyente como ha sido en estos 20 años de chavismo-madurismo ?

Todos somos necesario y en cualquier trinchera útiles al país. No estamos para revanchas sin que eso implique apañar la impunidad. Hacer justicia es tan urgente como la recuperación económica de Venezuela. Para ambas faenas debe entenderse una amplia convocatoria.

No podemos cerrar esta entrevista sin preguntarle ¿qué le recomienda usted al presidente Guaidó?

 R.– Que solicite a los diputados de la Asamblea Nacional que lo habiliten para activar el articulo 187#11 de nuestra Constitución Nacional, que solicite a los embajadores designados por la Asamblea Nacional desarrollar una jornada de explicaciones a los gobiernos de América Latina sobre la situación en Venezuela para justificar la aplicación del TIAR conforme los artículos 6 y 8.

Igualmente que designe un Canciller que este comprometido con su estrategia, que nombre agregados militares en los gobiernos de países del grupo de Lima, que reactive operaciones con la DEA y que informe a la ONU con apoyo del secretario Almagro de la crisis humanitaria compleja que padecemos en Venezuela y que justifica invocar el Concepto de Responsabilidad de Proteger.

Etiquetas

Háblame24

Periódico digital venezolano en Madrid.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba