Opinión

Análisis de la gira de Juan Guaidó (III PARTE). España y Estados Unidos

Entrega España

“Contigo Sí, Contigo No, Contigo mi vida me casaré yo”

Y llegamos a la tercera parte de la gira de Guaidó alrededor del mundo valorando los encuentros y desencuentros con dos naciones y dos gobiernos. Primero con España y luego con los Estados Unidos.  Si bien han pasado más de un mes o más desde que el reconocido por algunos como presidente interino y legítimo de Venezuela, las reales consecuencias se comienzan a observar es en los actuales momentos.  Pero hagamos un breve viaje en el tiempo para observar que es lo que ha sucedido y cómo.

Guaidó en España.

Empecé a sentir la dicotomía que ha caracterizado mi forma de pensar durante toda mi vida: ¿cuánto puede el amor por una raza oprimida concordar con el amor por una patria opresora? (William Edward Burghardt Du Bois)

Lo interesante de la llegada de Guaidó a España el 25 de Enero es precisamente lo que sucedió previo a su viaje y es el polémico evento vivido por parte del Ministro de Transporte Español José Luis Ábalos y la “vicepresidenta” de la administración de Maduro Delcy Rodríguez la cual aparentemente pisó suelo español cinco días antes; mientras aún se debate si España violó las normas establecidas por la Unión Europea con relación a funcionarios venezolanos sancionados y su prohibición de ingresar a cualquiera de sus países,  otros se encontraban a la expectativa de por quien iba a ser recibido Guaidó y, como sucedió, no fue por el Presidente Pedro Sánchez. Esto no solo compromete el liderazgo de Guaidó con esta nueva coalición política que actualmente vivimos, sino que transforma la dinámica de política exterior española y no podemos negarlo que se debe precisamente a esa coalición.

Evento I: Pablo Iglesias habla

Iglesias, líder de PODEMOS, y actualmente vicepresidente segundo de la administración española a título personal le quitó la investidura de “Presidente Reconocido” a Guaidó y lo nombró importante líder de la oposición indicando que le parecía correcto que fuese recibido por la ministra de Exteriores, pero no por Pedro Sánchez. Posteriormente a esto, sería el propio Iglesias quien habría negado esto afirmando que fue el propio gobierno quien tomó la decisión y que  la reunión con la Ministra tendría un objetivo  y era “trasladar la posición del Gobierno, que es la apuesta por la negociación entre los diferentes actores para lograr una solución política” (Fuente: https://elpais.com/politica/2020/01/23/actualidad/1579775945_745083.html)

Esto, más que hablarnos de la situación política venezolana, lo que hace es hablarnos de la actual situación política española porque, cuando se da el nombramiento de Juan Guaidó en el 2019 España lo había reconocido como presidente legítimo e incluso había recibido a representantes funcionariales como fue Antonio Ecarri, quien ejercería funciones como su Embajador Encargado. Por lo tanto, ha sido precisamente este gobierno de coalición el que de alguna manera ha comenzado a ejercer presión para que el rumbo de las negociaciones tome otra dirección.

Evento II: Pedro Sanchez se refiere a Guaidó como Líder de la Oposición

Lo había hecho ya a través de las redes sociales y lo hizo cuando se dio durante la Primera Sesión de Control del Gobierno y también justificando el encuentro de Ábalos con Delcy Rodríguez diciendo que España lo que pretendía era evitar una crisis diplomática. Y es que aquí está el principal problema. ¿Por qué se habla de Crisis Diplomática si al final estamos haciendo referencia a una sanción a una funcionaria venezolana que ha sido aprobado por un organismo de Integración? ¿Por qué si hasta ahora no se tenía planteada ninguna visita oficial a España por parte de ningún funcionario de la administración Maduro esto se transformó en una situación tan incómoda?

Aun cuando este tema está tomando nuevas dimensiones yo a partir de aquí podría dibujar el siguiente escenario. “La razón fundamental por la cual este encuentro se dio, independientemente de las teorías que se están manejando en los actuales momentos, es porque se iba a ejercer presión para que Guaidó no se reuniera con las autoridades españoles; lo anterior, porque a diferencia de los otros países de la Unión Europea, España tiene profundos intereses en el país económicos e industriales, la diáspora venezolana en España es una de las más altas en Europa y, por encima de todo, está Zapatero. Personaje principal de las negociaciones y la mediación en Venezuela, líder y personaje de poder del Grupo de Puebla. Zapatero, principal promotor de la coalición PSOE y PODEMOS”

Muy probablemente detrás de todo esto haya habido una serie de conversaciones en las cuales, la coalición con Zapatero haya decidido que era mejor decantarse de los encuentros políticos que se estaban sosteniendo en los últimos tiempos con Guaidó e irse por una línea mucho más discreta a fin de evitar confrontaciones que llevaran al gobierno, que mucho que ha costado constituirlo, a un nuevo bloqueo y una nueva crisis institucional.

Guaidó a la final optó por un encuentro con todos los venezolanos que se encuentran en el país, muchos de ellos en condición de refugiados, y se encontró también con los representantes políticos que en este momento están ejerciendo oposición como es Pablo Casado, también con Arancha González Laya, ministra de exteriores y con líderes venezolanos en el exilio.

Evento III: La Llave de Oro de la Alcaldía de Madrid

Ahora, el evento más importante protocolariamente hablando, fue la entrega de la Llave de Oro de la Comunidad de Madrid por parte de su alcalde José Luis Martínez – Almeida para posteriormente participar en una recepción oficial celebrada por la Presidencia de la Comunidad Autónoma y su representante Isabel Díaz Ayuso.  En estos eventos participaron, Pablo Casado, Santiago Abascal, Inés Arrimadas José María Aznar, Ana Botella, Mario Vargas Llosa entre otros. Pero, con toda honestidad, esto no se puede observar como un avance político per se por diversos motivos. Primeramente, porque ha sido un evento local, no nacional y segundo porque fue considerado un evento “partidista” como era de esperarse.

Por lo tanto, si a mí me preguntasen ¿Cómo termina la gira de Guaidó en Europa?  Desde mi perspectiva, fue un touché por parte de la administración de Maduro ejecutar ese supuesto eventual y accidentado encuentro porque a la final se centraron en el punto más vulnerable no solo para el gobierno sino para la crisis migratoria venezolana. Lo que haya podido hablar Guaidó con los líderes venezolanos en el exilio o con representantes tendremos que esperar un poco para verlo, pero lo que sí puedo concluir es que, el caso Venezuela se transformó en un medidor de fuerzas políticas a nivel local más que un tema de país y política exterior como tal.

Con la visita de Guaidó a España lo que si se puede observar es lo siguiente. “Estamos ante un gobierno profundamente dividido no solo a nivel interno sino a nivel de política exterior”. “El gobierno de coalición está comenzando a trabajar una balanza importante hacia una estructura ideológica específica que puede hacer que cambien el rumbo de los acontecimientos”. “La política exterior española en el tema de Venezuela  – no me quiero meter en otros temas – se está transformando en una política internacional de partido” “ Se está perdiendo la perspectiva real y esto podrá traer importantes consecuencias no en vano en las últimas semanas los titulares en la prensa han sido “ El representante de Guaidó pregunta oficialmente a Exteriores si ha cambiado de posición sobre Venezuela” y por el otro lado, “Zapatero defiende la actuación del Gobierno con Delcy Rodríguez: “No entró en España”

En consecuencia, la crisis venezolana ha sido el punto de fricción para poder sacar a la luz la crisis política que vive España, la división – que no es poca – y los pactos directos e indirectos que se están gestando en los últimos meses. Se demuestra que el liderazgo del chavismo no ha desaparecido, quizás vulnerado, pero latente y a la final la pregunta real es “¿Y el pueblo venezolano para cuándo?”

“La sumisión a un hombre débil es disciplina. La sumisión a un hombre fuerte es sólo servilismo.”

― Gilbert Keith Chesterton

Continuará….

Etiquetas

Corina Cortes

Abogada. Magister en Derecho Internacional con estudios en Relaciones Internacionales y Derechos Humanos. Analista para radio y televisión. Creadora de Agenda Mundo 2.0. Contacto: cortesinternacionalista@gmail.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba